skip to Main Content
Punto de encuentro entre las Empresas, el Medio Ambiente y la Sustentabilidad

Decreto 504/86 – Indemnizaciones a los Propietarios Rurales Superficiarios

11-escnacional

Indemnizaciones a los Propietarios Rurales Superficiarios
Decreto 504/86

Normas para la determinación de valores a pagar en concepto de servidumbre y daños causados a los propietarios superficiarios por las empresas que dentro del régimen de las Leyes Nos. 17.319 y 21.778 desarrollan actividades de exploración, explotación y transporte inicial de hidrocarburos en las Provincias de Chubut, Santa Cruz y Territorio Nacional de la Tierra del Fuego, Antártida e Islas del Atlántico Sur.

 Buenos Aires, 4 de abril de 1986

VISTO el Expediente No. 527.455/68 – Corresponde 1 de la Secretaría de Energía, y

CONSIDERANDO:

Que los factores tenidos en cuenta para la determinación de los importes que figuran en el Decreto No. 1755 de fecha 11 de setiembre de 1985 han experimentado una variación que requiere el reajuste de los mismos conforme con las pautas fijadas por el Decreto No. 6803/68.

Que es necesario que el productor ganadero reciba una adecuada retribución por la ocupación de su propiedad, tratándose con ello de conciliar la superposición de las actividades ganaderas y petroleras que se desarrollan en forma simultánea.

Que el presente encuentran fundamento en los Artículos 66 y 98, inciso h) y 100 de la Ley No. 17.319, el Artículo 7 de la Ley 21.778 y el Decreto No. 6803/68.

Por ello,

EL PRESIDENTE

DE LA NACIÓN ARGENTINA

DECRETA:

Artículo 1 – Los valores a pagar en concepto de servidumbre y daños causados a los propietarios superficiarios por las empresas que dentro del régimen de las Leyes Nos. 17.319 y 21.778 desarrollan actividades de exploración, explotación y transporte inicial de hidrocarburos en las provincias de Chubut, Santa Cruz y Territorio Nacional de la Tierra del Fuego, Antártida e Islas del Atlántico Sur se determinarán con arreglo a lo dispuesto en el presente decreto.

Art. 2 – A los fines de esta reglamentación se denomina zona «A» a la comprendida por las provincias de Chubut y Santa Cruz, desde el límite norte del Departamento Guer Alke de la segunda de las provincias nombradas hacia el norte, con exclusión en ambas provincias de la precordillera; zona «B» la que se extiende desde el río Gallegos hacia el sur de la provincia de Santa Cruz, el Territorio Nacional de la Tierra del Fuego, Antártida e Islas del Atlántico Sur y la precordillera de las provincias de Chubut y Santa Cruz y zona «C» a la comprendida desde el río Gallegos hacia el norte hasta el límite norte del Departamento Guer Alke en la provincia de Santa Cruz, excluyendo la precordillera.

Art. 3 – La Unidad de Superficie para las indemnizaciones que se establecen en la presente norma será de Veinticinco Kilómetros cuadrados (25 Km2) a cuyo fin los interesados convendrán la división de sus propiedades en parcelas de esa área.

Art. 4 – Cuando una misma Unidad de Superficie fuere ocupada por más de un permisionario y/o concesionario, las indemnizaciones que aquí se establecen deberán pagarse por cada permiso o concesión en forma independiente, por cada una de las empresas que efectúe la ocupación.

Art. 5 – Cuando en una misma Unidad de Superficie se realice relevamiento sismográfico, se indemnizará, por una sola vez, con australes diez con noventa y ocho centavos (A 10,98) por kilómetro o fracción de extensión de línea sísmica para la zona «A», australes veinticuatro con noventa centavos (A 24,90) para la zona «B» y australes catorce con treinta y dos centavos (A 14,32) para la zona «C».

Art. 6 – La ocupación de una propiedad con el objeto de perforar pozos desde hidrocarburos, y las obras e instalaciones necesarias para el desarrollo de tales actividades, generarán una indemnización mensual que variará en función de la cantidad de pozos que se perforen por cada Unidad de Superficie o fracción menor y de la zona en que se efectúe, de acuerdo con las respectivas escalas de los Anexos I, II y III, que forman parte integrante del presente decreto.

Art. 7 – Las indemnizaciones previstas en las escalas del Artículo 6 incluyen las siguientes obras e instalaciones necesarias para el desarrollo de las actividades.

Inciso a) – Cancha del pozo, pileta de lodo y demás instalaciones que sirvan exclusivamente al pozo, incluidas las destinadas al personal asignado a la atención del pozo.

Inciso b) – Caminos ubicados dentro de la misma Unidad de Superficie que interconecten pozos entre sí y con las instalaciones mayores y/o menores.

Inciso c) – Oleoductos, gasoductos, acueductos, líneas eléctricas y telefónicas tendidas dentro de la misma Unidad de Superficie destinados a conectar pozos con instalaciones mayores y/o menores.

Inciso d) – Instalaciones mayores, que requieran entre dos mil quinientos metros cuadrados (2.500 m2) y diez mil metros cuadrados (10.000 m2) comprendiendo: Baterías o estaciones satélites, planta de bombeo de líquidos o de compresión o separación de gases que integren sistemas de transporte inicial, campamentos, playas de materiales o de tanques afectados al servicio de más de un pozo, plantas para recuperación secundaria y pistas de aterrizaje.

Inciso e) – Instalaciones menores, que requieran hasta dos mil quinientos metros cuadrados (2.500 m2) comprendiendo: Tanques cargadores de petróleo que sirvan a más de un pozo, depósitos provisorios de petróleo incluidos los destinados a la contención de derrames, piletas de purgas de oleoductos, plantas de glicol, calderas calentadoras de petróleo y subestaciones transformadoras de energía eléctrica.

Art. 8 – Cuando existan instalaciones que ocupen superficies mayores que las requeridas por las denominadas «instalaciones mayores» a que se refiere el inciso d) del Artículo 7 del presente decreto se denominarán «instalaciones especiales».

Dichas «instalaciones especiales» comprenderán los campamentos y/u obras cuya construcción sea destinada al normal desarrollo de la actividad de exploración y explotación petrolera.

Se considerarán «instalaciones especiales» aquéllas cuya superficie exceda los diez mil metros cuadrados (10.000 m2) y generarán una indemnización equivalente al valor de dos (2) pozos, debiéndose abonar el valor de un (1) pozo más por cada hectárea o fracción adicional ocupada. En todos los casos se considerará, a los efectos indemnizatorios, el valor del pozo No. 1 de cada uno de los respectivos anexos.

En caso de controversia, se someterán al dictamen del Grupo Permanente de la Comisión Asesora creada por el Decreto No. 6803/68; dicho dictamen tendrá carácter de inapelable para las partes.

Esta indemnización deberá abonarse aun existiendo pozos petrolíferos u otras instalaciones en la misma Unidad de Superficie y mientras dure la ocupación.

Art. 9 – Cuando en una Unidad de Superficie no existan pozos de petróleo y ésta sea ocupada por instalaciones mayores para el desarrollo de la exploración y/o explotación petrolera, cada una de dichas instalaciones generará, por cada Unidad de Superficie o fracción menor que se ocupe, una indemnización equivalente al valor del pozo No. 1 de la zona que corresponda, de acuerdo con las escalas indicadas en los Anexos I, II y III establecidas para los pozos incluyendo las obras correspondientes al Artículo 7, incisos b), c) y e).

Art. 10 – Cuando en una Unidad de Superficie no existan pozos de petróleo ni instalaciones mayores, y ésta sea ocupada por instalaciones menores para el desarrollo de la exploración y/o explotación petrolera, por cada instalación se abonará una indemnización mensual de australes diecinueve centavos (A 0,19) para la zona «A», australes cuarenta y dos centavos y medio (A 0,425) para la zona «B» y australes veinticuatro centavos y medio (A 245) para la zona «C».

Art. 11 – Cuando en una Unidad de Superficie simultáneamente a las actividades que desarrollan las empresas permisionarias, concesionarias o contratistas, otras empresas que no revistan tal carácter aprovechen hidrocarburos gaseosos, deberán indemnizar:

a) Por instalaciones mayores o especiales inherentes a su explotación, abonarán el equivalente al cincuenta por ciento (50%) del valor fijado para cada una de ellas según lo indicado en el Artículo 9 (Anexos I, II y III).

b) Por gasoductos que conecten las plantas compresoras con el gasoducto principal pagarán por mes y por kilómetro o fracción de extensión la suma de australes cuarenta y seis centavos y medio (A 0,465) para la zona «A», australes uno con cuatro centavos (A 1,04) para la zona «B» y australes sesenta centavos y medio (A 0,605) para la zona «C».

c) Por pozos de quema de impurezas de purga de gasoducto o de separación de gases se abonará por mes la suma de australes setenta y cuatro centavos (A 0,74) para la zona «A’, australes uno con sesenta y un centavos y medio (A 1,615) para la zona «B» y australes noventa y dos centavos (A 0,92) para la zona «C».

Las indemnizaciones establecidas precedentemente deberán abonarse aun existiendo pozos petrolíferos; instalaciones mayores o instalaciones especiales en la misma Unidad de Superficie.

Art. 12 – Los caminos a que se refiere el Artículo 7, inciso b) que se prolonguen a otras Unidades de Superficie no ocupadas por pozos de petróleo o instalaciones mayores; pagarán por mes y por kilómetro o fracción de extensión la suma de australes noventa y dos centavos (A 0,92) para la zona «A», australes dos con ocho centavos (A 2,08) para la zona «B» y australes uno con diecinueve centavos y medio (A 1,195) para la zona «C».

Art. 13 – Los oleoductos; gasoductos; acueductos; líneas telefónicas y eléctricas o instalaciones similares a que alude el Artículo 7, incisos c) y d) que se prolonguen a otras Unidades de Superficie no ocupadas con pozos de petróleo o instalaciones mayores; pagarán por mes y por kilómetro o fracción de extensión la suma de australes noventa y dos centavos (A 0,92) para la zona «A», australes dos con ocho centavos (A 2,08) para la zona «B» y australes uno con diecinueve centavos y medio (A 1,195) para la zona «C».

Art. 14 – No corresponde el pago previsto en el artículo anterior cuando los oleoductos; gasoductos; acueductos; líneas telefónicas y eléctricas o instalaciones similares corran paralelas y próximas a los caminos troncales a que se refiere el Artículo 15 y a los señalados en el Artículo 12.

Art. 15 – Los caminos troncales entre yacimientos pagarán una indemnización por mes y por kilómetro o fracción de extensión de australes uno con ochenta y dos centavos y medio (A 1,825) en la zona «A», australes cuatro con trece centavos y medio (A 4,135) en la zona «B» y australes dos con treinta y cuatro centavos (A 2,34) en la zona «C».

Art. 16 – El ancho máximo de los caminos troncales será de hasta veinte (20) metros y de hasta diez (10) metros el de los caminos que interconecten pozos; en ambos casos, incluyendo banquinas y desagües.

El exceso de los anchos máximos a que se hace referencia en el párrafo anterior deberá indemnizarse de acuerdo con lo que a continuación se indica y regirá para todos aquellos caminos construidos a partir del 1 de enero de 1982:

Hasta un (1) metro de exceso del equivalente al veinte por ciento (20%) del valor del pozo No. 1 de la zona que corresponda; más de un (1) metro y hasta dos (2) metros el treinta por ciento (30%) del valor de referencia; más de dos (2) metros y hasta tres (3) metros el cuarenta y cinco por ciento (45%) del mismo valor; más de tres (3) metros y hasta cuatro (4) metros el sesenta y siete por ciento (67%) del mismo valor; más de cuatro (4) metros y hasta cinco (5) metros el Cien por Ciento (100%) del valor de referencia. Lo que exceda de cinco (5) metros y hasta un máximo de diez (10) metros deberá indemnizarse con el equivalente al ciento cincuenta por ciento (150%) del valor del pozo No. 1 de la zona que corresponda. En caso de superarse los diez (10) metros y no habiendo acuerdo entre las partes se deberá someter la cuestión a consideración de la autoridad de aplicación.

Los pagos a que se hace referencia precedentemente se harán efectivos por kilómetro de camino y por mes.

Art. 17 – Cuando se trate de instalaciones que no sean las previstas en el presente decreto; se indemnizará de acuerdo con el momento que fije la Autoridad de Aplicación; teniendo en cuenta los valores que aquí se establecen para las que más se les asemejen.

Art. 18 – Los permisionarios; concesionarios y contratistas podrán hacer uso de las aguas para sus necesidades industriales de acuerdo con lo prescripto por los Artículos 20; 21 y 22 siempre que previamente hayan demostrado ante la autoridad competente la imposibilidad de extraer o hacer uso de aguas salobres, saladas y en general las que no fueran aptas para el consumo humano o uso de las actividades agrícola-ganaderas.

Art. 19 – Cuando por las condiciones hidrogeológicas e hidrometeorológicas del lugar la existencia de agua, a juicio de la autoridad provincial o territorial competente, resultara crítica, las empresas petroleras no podrán extraerla o hacer uso de ella para sus necesidades industriales.

Art. 20 – Todo uso de agua, superficiales o subterráneas, que revistan el carácter de bienes públicos o que por su aptitud para satisfacer usos de interés general la autoridad competente las considere tales, estará sujeta a la legislación y/o las reglamentaciones que sobre otorgamiento de la concesión, pago de canon de riesgo, cantidad a extraer, etc. existieren en cada provincia o territorio.

Art. 21 – La concesión o permiso de extracción de aguas subterráneas consideradas como bienes públicos generará una indemnización en favor del superficiario de Australes Cuatro Centavos y Medio (A 0,045) por Metro Cúbico (m3) independientemente de la obligación de las empresas petroleras de sujetarse a lo dispuesto en el artículo anterior.

Art. 22 – Ante la negativa del superficiario a que con medios propios de la actividad petrolera se haga uso de las aguas superficiales o subterráneas, las empresas petroleras deberán solicitar a la autoridad competente y a la de aplicación de las Leyes Nos. 17.319 y 21.778 la correspondiente servidumbre sirviendo el valor indicado en el artículo anterior como límite indemnizable respecto del agua.

Art. 23 – La indemnización emergente de la extracción de ripio con destino a los trabajos de exploración y explotación petrolera será de Australes Nueve Centavos (A 0,09) el Metro Cúbico (m3) extraído, corriendo por cuenta de las empresas petroleras los gastos de destape de canteras, carga, descarga y transporte. La actualización será en base al índice de precios al por mayor, nivel general. El monto total y acumulativo por tal concepto nunca podrá exceder al del valor venal de la Unidad de Superficie donde se encuentre la cantera o las canteras afectadas al momento de la ocupación.

Art. 24 – Las indemnizaciones establecidas en los Artículos 6; 8; 9; 10; 11; 12; 13; 15; 16 y 17 se deberán desde el día en que se ingrese a la Unidad de Superficie para el comienzo de los trabajos, hasta Cinco (5) años después de levantadas las instalaciones; y la prevista en el Artículo 5 para el relevamiento sismográfico se pagará por una sola vez.

Art. 25 – Los pagos que deben efectuarse como consecuencia de la aplicación del presente decreto deberán hacerse efectivos dentro de los Treinta (30) días siguientes al último día del trimestre a que corresponde la indemnización, salvo convención en contrario, devengando la mora un interés equivalente al que aplique el Banco de la Nación Argentina en sus operaciones de descuento.

Art. 26 – Cuando la ocupación se refiera a terrenos cultivados o se causen perjuicios no previstos en el presente decreto, se deberán abonar las indemnizaciones establecidas precedentemente, sin que ello obste a que los afectados reclamen, independientemente, el resarcimiento adicional correspondiente, pudiendo optar, a este último efecto, por el procedimiento estipulado en el Artículo 3 del Decreto No. 6803/68.

Art. 27 – En las zonas del país no comprendidas en esta reglamentación las partes podrán, de común acuerdo, adoptar provisoriamente los valores indemnizatorios establecidos para la zona «A» hasta tanto se fijen los que se refieren a dichas zonas.

Si el valor que se fijare en definitiva fuera superior al pagado se deberá la diferencia con efecto retroactivo a la fecha de vigencia del presente decreto o de la iniciación de los trabajos según el caso, salvo convenio en contrario.

Art. 28 – Los valores establecidos en el presente decreto se aplicarán a partir del 1 de julio de 1985.

Art. 29 – Derógase el Decreto No. 1755 de fecha 11 de setiembre de 1985.

Art. 30 – Comuníquese, publíquese, dése a la Dirección Nacional del Registro Oficial y archívese.

ALFONSÍN – Roberto J. Tomasini – Conrado Storani – Mario S. Brodersohn – Juan V. Sourrouille

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back To Top