film izle
Punto de encuentro entre las Empresas, el Medio Ambiente y la Sustentabilidad

Colombia: La expansión de la coca amenaza la biodiversidad del país

Noticias

Más de 2.300 animales se encuentran en áreas cultivadas. 189 especies tienen algún grado de peligro.

Que digan, una y otra vez, que el narcotráfico y el conflicto armado han tenido efectos devastadores sobre el medioambiente durante más de medio siglo de guerra es muy probable que no le signifique mucho, que no le mueva las fibras, y más si los datos no se aterrizan, ¿verdad?

Pues bien, el Instituto Alexander von Humboldt, en su más reciente informe BÍO, le pone alas y patas a este asunto y advierte que 2.342 especies –entre anfibios, reptiles y aves– están potencialmente distribuidas en las áreas cultivadas con coca entre el 2012 y 2016. La cifra incluye 189 especies con algún grado de amenaza global, entre las que se encuentran el mielero de pecho rojo, el murciélago de nariz amplia, la rana arlequín del Cauca y la guacharaca.

La política de aspersión aérea implementada por Colombia, que entre los años 2001 y 2012 evidenció una tendencia decreciente en los cultivos ilícitos; pero también significó un desplazamiento de estos cultivos hacia otras zonas del país altamente biodiversas, especialmente en la parte central y en Putumayo-Caquetá, hasta alcanzar un máximo de 146.139 hectáreas (ha) de coca en 2016, en un área de 238.225 km².

“Este aumento implica que debe trabajarse en la solución de las causas estructurales de esta problemática en las regiones (debilidad institucional, bajo capital social, ausencia de procesos de largo plazo de desarrollo rural, presencia de grupos armados ilegales). Aunque la aspersión aérea sigue planteándose como una salida, difícilmente se puede tener una solución sostenible si no se vincula la realidad local”, dice el documento.

Para sacar los datos de especies y áreas afectadas por coca, los investigadores Alexánder Rincón y Jorge Velásquez-Tibatá cruzaron los mapas del Sistema Integrado de Monitoreo de Cultivos Ilícitos (Simci), que es apoyado por las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (Unodc), con el de ecosistemas y distribución de especies de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN). Al verlos juntos se evidencia que la región con mayor impacto sobre sus biomas fue la del Pacífico (con 57.778 ha afectadas), seguida por la región central (40.527 ha), siendo el ecosistema húmedo tropical en el departamento de Nariño el más amenazado de todos.

Según el Simci, en tan solo tres departamentos (Nariño, Putumayo y Norte de Santander) se concentra el 63 % de toda la coca que tiene Colombia; Tumaco es el municipio más afectado, con 23.148 hectáreas sembradas. Precisamente, el 39 % de la coca de Colombia está en la región Pacífica, seguida de la región central (28 por ciento de la coca) y la región Putumayo-Caquetá (24 por ciento de la coca).

El Humboldt advierte que el aumento de los cultivos ilícitos entre el 2012 y el 2016, causó un incremento, en promedio, del 196 % en el área afectada por especie, lo cual podría constituir una amenaza importante, especialmente aquellas con rangos pequeños, pues su hábitat se ve reducido.

“Lo que vemos es que hay una relación lineal entre el aumento de cultivos de coca y la afectación a las especies. Ese porcentaje significa que, por ejemplo, si en el 2012 una especie tenía 1.000 ha afectadas, para el año 2016 llegaría a 3.000 ha”, explica Velásquez, haciendo énfasis en que el Catatumbo, el Pacífico nariñense y caucano y la parte alta del Putumayo merecen un tratamiento inmediato.

Autora: Tatiana Pardo Ibarra
Foto: Juan Pablo Rueda / Archivo EL TIEMPO
Fuente: eltiempo.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *