skip to Main Content
Punto de encuentro entre las Empresas, el Medio Ambiente y la Sustentabilidad

Diputados prohibió los microplásticos en productos de higiene y cosméticos

Noticias

A diario, utilizamos una cantidad innumerable de productos de higiene y cosméticos sin conocer que muchos de ellos son la cara menos visible de la contaminación. En ese sentido, a partir de un proyecto de ley, autoría del diputado Juan Carlos “Cali” Villalonga, la Cámara de Diputados aprobó la prohibición de producción, importación y comercialización de productos cosméticos y de higiene oral de uso odontológico que contengan micro-perlas de plástico añadidas intencionalmente. La iniciativa deberá tratarse ahora por el Senado.

Según informaron a AIM fuentes parlamentarias, la iniciativa contó con el apoyo de los bloques parlamentarios, cámaras empresariales, y el Gobierno.

Según pudo saber AIM, existen diferentes fuentes de generación de microplásticos, entre ellas: de la fragmentación de materiales de mayor tamaño por la acción de agentes externos tales como el poder oxidante de la atmósfera, las radiaciones ultravioletas, o la fuerza mecánica ejercida por la acción de las olas; las pérdidas en la cadena de producción y transformación de granza; procedentes de la composición de productos tales como cosméticos y productos de higiene personal, pinturas plásticas, limpiadores abrasivos, productos de limpieza industrial, degradación de neumáticos y campos deportivos artificiales.

De ese total de microplásticos y de acuerdo a los datos recabados, a nivel mundial cada año se arrojan al mar 35 mil toneladas de microperlas o microesferas de plástico contenidas en productos de cosmética e higiene personal.

Estas microesferas se encuentran en jabones faciales y corporales, cremas exfoliantes, e incluso pastas dentales. A veces se incluyen en el maquillaje «anti age» (a partir de los que se rellenan las arrugas con polvo de plástico), el brillo de labios y el esmalte de uñas. La mayoría de los tratamientos de aguas residuales no filtran estas microperlas por lo que terminan en los cursos de agua interiores y en el océano.

La iniciativa, a la que tuvo acceso AIM, argumenta que, de acuerdo al estudio “Plastic waste inputs from land into the ocean” publicado en la revista Science en 2015, cada año se vierten al mar ocho millones de toneladas de plásticos. Según datos oficiales, más del 80 por ciento de la contribución anual proviene de fuentes terrestres y que el principal contribuyente es la basura de plásticos más grande, lo que  incluye artículos de uso diario, como botellas para bebidas y otros tipos de envases de plástico para embalaje. Las emisiones microplásticas también tienen un papel importante. El resto proviene de actividades de pesca.

El 94 por ciento del plástico que ingresa al océano termina en el fondo del mar. En promedio, se estima que hay 70 kg de plástico en cada kilómetro cuadrado del fondo marino y que apenas el uno por ciento se encuentra flotando en o cerca de la superficie del océano.

En su informe “Plastics in the Marine Enviroment” y en base a diferentes estudios publicados, Eunomia estima que un promedio de 0,95 millones de toneladas por año de microplásticos son vertidos al mar (rango de 0,5 a 1,4 millones de toneladas por año).

Diversos estudios han comprobado que diferentes especies de peces que los humanos consumimos como alimento están ingiriendo partículas de microplástico y que las toxinas absorbidas en esos plásticos se transfieren al tejido del pez.

Las microperlas  de plástico absorben contaminantes orgánicos persistentes (químicos tóxicos de larga duración como pesticidas, retardantes de llama, aceite de motor entre otros) y otros químicos industriales que ingresan de esta forma a la cadena alimenticia cuando las perlas recubiertas con tóxicos son consumidas por peces y otros organismos marinos.

Un estudio realizado por científicos de la Universidad Nacional de La Plata (Unlp) y del Conicet, da cuenta que, en zonas costeras del Río de la Plata, se recogieron ejemplares de las especies  surubí, sábalo, patí, pejerrey, carpa y se descubrió que albergaban en su tubo digestivo microplásticos que eventualmente podrían afectar su calidad para el consumo humano.

En el mundo

Estados Unidos, Gran Bretaña, Suecia, Francia, Canadá y Nueva Zelanda ya cuentan con normativa de prohibición para la producción, importación y comercialización de productos cosméticos y de higiene personal que contengan microperlas de plástico agregadas. La mayoría de las prohibiciones han entrado en vigor durante 2018.

A tener en cuenta

  • El proyecto apunta al control de plásticos muy pequeños (menos cinco mm) que se incluyen en productos de higiene oral y cosméticos, que ya tienen reemplazo (cáscaras de fruta seca, maní y semillas, madera).
  • Solo incluye a estos productos porque se enjuagan, entonces es para evitar que estas microperlas vayan al desagüe y de allí a ríos y oceános. Por lo tanto, evita la contaminación por microplásticos, que son casi imposibles de retirar del ambiente por su tamaño y dispersión. Además está en estudio la posible contaminación en la cadena trófica.
  • La industria no se ve afectada por el reemplazo en el insumo, porque ya se ha realizado, por microesferas solubles.

Fuente: aimdigital.com.ar/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back To Top