film izle
Punto de encuentro entre las Empresas, el Medio Ambiente y la Sustentabilidad

El increíble tesoro frente a la costa peruana: excremento de aves

Noticias

Lima (Perú) – Los excrementos de pájaros son una molestia para la mayoría de las personas, pero en Perú han sido un tesoro celosamente guardado desde la época precolombina.

Guano, una palabra más suave para el estiércol, es una de las pocas palabras en inglés derivadas del quechua, el idioma de los Incas, que precisamente usaban guano cosechado como fertilizante en algunas de las islas situadas en la costa de Perú. Ellos, cuidadosamente, guardaban la fuente. Y la ejecución era el castigo máximo para cualquiera que molestara a las aves marinas o las islas donde depositaban estiércol.

La ejecución está fuera de discusión hoy, pero no mucho más ha cambiado. El gobierno peruano mantiene un control estricto sobre las islas, que son parte de una reserva costera protegida. Guano sigue siendo un fertilizante muy apreciado, y Perú está en la cima del campo gracias a la cantidad de anchoas de las que se alimentan las aves, lo que hace que su estiércol sea valioso. Además, debido a la naturaleza inusual de la costa desértica del Perú, nunca llueve y el guano, simplemente, se acumula.

Este material se cosecha de la misma manera que hace cientos de años, con un escuadrón de trabajadores que lo raspaban manualmente, lo tamizaban y lo empacaban. El gobierno, a través de una división del Ministerio de Agricultura e Irrigación, selecciona alrededor de 400 hombres cada año para trabajar ocho meses como cosechadores. Más del 60 por ciento de los trabajadores regresan de una cosecha a la siguiente, y muchos son parientes. El trabajo está limitado a una o dos islas, a veces tres, en cada campaña.

Las islas se eligen después de una evaluación de los biólogos para garantizar que no anidan aves. El objetivo de cosecha de este año es de aproximadamente 20.000 toneladas de guano.

El trabajo es agotador. Los equipos utilizan picos, palas y escobas para sacar el guano. No se puede usar maquinaria debido al terreno escabroso y resbaladizo, y porque podría asustar a las aves.

Los trabajadores ganan unos USD 750 al mes, más del doble del ingreso mensual nacional promedio, que está en unos USD 300. Ganarían mucho menos en las aldeas agrícolas donde son reclutados, incluyendo Cajamarca, el estado más pobre del país. Generalmente trabajan turnos de ocho horas y reciben comidas y seguro de salud.

La mayoría del guano se queda en Perú y se vende localmente a una tasa subsidiada para ayudar a impulsar la producción para los pequeños agricultores. Alrededor del 25 por ciento de esta se vende a valor de mercado en Perú o en el extranjero.

Autor: Lucien Chauvin (Especial para The Washington Post)

Foto: Bloomberg / Vera A. Lentz

Fuente: infobae.com – 5/7/18

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *