film izle
Punto de encuentro entre las Empresas, el Medio Ambiente y la Sustentabilidad

Meter bajo la alfombra el CO2 no detendrá el cambio climático

Noticias

Experimentos únicos en suelos a largo plazo, que se remontan a mediados del siglo XIX, confirman la imposibilidad práctica de enterrar carbono en el suelo para detener el cambio climático. Los hallazgos provienen de un análisis de las tasas de cambio de carbono en el suelo realizado por los científicos de Rothamsted Research, donde se han recogido muestras de los campos desde 1843. Se publican en Global Change Biology.

La idea de usar cultivos para recolectar más carbono atmosférico y encerrarlo en la materia orgánica del suelo para compensar las emisiones de combustibles fósiles se lanzó en la COP21, la XXI Conferencia anual de las Partes para examinar la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático en París en 2015. El objetivo era aumentar el secuestro de carbono por “cuatro partes por 1000 (4P1000)” por año durante 20 años. “La iniciativa en general fue bien recibida como loable”, dice David Powlson, especialista en suelos y miembro senior de Lawes Trust en Rothamsted.

“Cualquier contribución a la mitigación del cambio climático es bienvenida y, quizás más importante, cualquier aumento en el carbono orgánico del suelo mejorará la calidad y el funcionamiento del suelo”, agrega. “La iniciativa ha sido adoptada por muchos gobiernos, incluido el Reino Unido”. Pero ha habido serias críticas a la iniciativa. Muchos científicos argumentan que esta tasa de secuestro de carbono del suelo no es realista en grandes áreas del planeta, señala Powlson: “Además, los aumentos en el carbono del suelo no continúan indefinidamente: se mueven hacia un nuevo valor de equilibrio y luego cesan”.

Los científicos de Rothamsted utilizaron los datos de 16 experimentos en tres tipos de suelos diferentes, dando más de 110 comparaciones de tratamientos. “Los resultados mostraron que la tasa de aumento de 4 por 1.000 en el carbono del suelo puede lograrse en algunos casos, pero generalmente solo con medidas extremas que serían principalmente poco prácticas o inaceptables”, dice Paul Poulton, autor principal y especialista en suelos eméritos.

Los científicos de Rothamsted utilizaron los datos de 16 experimentos en tres tipos de suelos diferentes, dando más de 110 comparaciones de tratamientos.

“Por ejemplo, las grandes aplicaciones anuales de abono animal provocaron aumentos en el carbono del suelo que continuaron durante muchos años, pero las cantidades de estiércol requeridas excedieron con creces los límites aceptables según las regulaciones de la UE y causarían una contaminación masiva por nitratos”, señala Poulton. La eliminación de la tierra agrícola condujo a grandes tasas de aumento de carbono en el suelo en los experimentos de Rothamsted, pero hacerlo en grandes áreas sería altamente perjudicial para la seguridad alimentaria mundial, según los investigadores.

De manera similar, agregan, devolver los residuos de los cultivos al suelo fue efectivo para aumentar la captura de carbono pero, en algunos países, esto ya se ha hecho, por lo que no puede considerarse una práctica totalmente nueva. “Por ejemplo, en el Reino Unido, alrededor del 50% de la paja de cereales actualmente se devuelve al suelo y gran parte del resto se utiliza como alimento para animales o camas, al menos parte del cual luego se devuelve al suelo como abono”, dice Poulton. “En muchos otros países, sin embargo, los residuos de cultivos a menudo se utilizan como fuente de combustible para cocinar”.

Pasar de un cultivo arable continuo a una rotación a largo plazo de los cultivos herbáceos intercalados con pastos dio lugar a importantes aumentos de carbono en el suelo, pero solo cuando había al menos 3 años de pasto cada 5 o 6 años, según los investigadores.

“Aunque puede haber beneficios ambientales de dicho sistema, la mayoría de los agricultores encuentran que no es económico en las circunstancias actuales”, dice Powlson. “Para hacer este cambio a gran escala, se requerirían decisiones de política con respecto a los cambios en los subsidios y el apoyo a los agricultores. Tal cambio también tendría un impacto en la producción total de alimentos”. Los autores de este estudio concluyen que promover la iniciativa “4 por cada 1000” como una contribución importante a la mitigación del cambio climático es poco realista y potencialmente engañosa.

Sugieren que lo más lógico sería promover prácticas que aumenten el carbono orgánico del suelo es la necesidad urgente de preservar y mejorar el funcionamiento de los suelos, tanto para la seguridad alimentaria sostenible como para servicios más amplios de los ecosistemas. Para la mitigación del cambio climático a través de cambios en las prácticas agrícolas, señalan que las medidas para disminuir la emisión de óxido nitroso, un gas de efecto invernadero casi 300 veces más poderoso que el dióxido de carbono, pueden ser más efectivas.

Fuente: ecoticias.com – 2/3/18

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *