skip to Main Content
Punto de encuentro entre las Empresas, el Medio Ambiente y la Sustentabilidad

Neuquén: El Limay está lejos de recuperarse de la Contaminación

Noticias

NeuquenLimay

Neuquén (EP) 07 de Septiembre. –  Caudales muy bajos, flora y fauna afectada y denuncias de contaminación es el panorama que los grupos ambientalistas advirtieron respecto del presente de las costas del río Limay en la ciudad y sus alrededores.

En un relevamiento de este diario se constató que los caudales del río siguen siendo muy bajos, y no hay garantías de que la situación para esta temporada estival difiera demasiado de la de la anterior cuando el balneario Albino Cotro estuvo clausurado por la contaminación.

La situación complica a los que tienen una relación más periódica con el río, como por ejemplo Carlos Sartori, integrante de la agrupación Salvemos los Ríos que el año pasado protagonizó varias marchas en su defensa y quien aseguró que seguirán movilizados para lograr el cese de la contaminación.

Las jornadas de protesta del verano anterior concluyeron en un debate legislativo por el que se aprobó una ley de alerta hídrico ambiental. Esa norma prevé la creación de un comité con integrantes del EPAS, Recursos Hídricos, Medio Ambiente y también de las organizaciones ambientalistas. Ya en este mes se cumple el tiempo estipulado para conformar el comité, para el que Sartori, asegura, no recibió invitación.

Por su parte, desde Recursos Hídricos de la Provincia sostienen que la situación de contaminación “disminuyó mucho” y que “las nevadas ayudarán a tener mayor caudal en el río Limay”.

“Lo que nosotros queremos es que se deje de contaminar, no sanear, sino empezar por el paso previo. Que se dejen de verter las cloacas directamente al río, como hizo por ejemplo Plottier, o también como pasa en la planta de Tronador, donde nunca nos dejaron entrar para ver cuánto tratan y cuánto no”, explicó el ambientalista, quien además denunció que se arrojan al río “hidrocarburos y agrotóxicos”.

Truchas en peligro. Difícil inicio de la temporada de pesca

Marcelo Jara, integrante de la Asociación de Pesca de Neuquén y Mosqueros del Limay, aseguró que están detrás de la Dirección de Fauna para que controlen la depredación que sufren los peces con la bajante del caudal en el río Limay.

“Las truchas desovan en la orilla y al estar tan baja se mueren”, comentó el especialista.

Añadió que la situación afecta severamente a la flora acuática del emblemático río.

“Nosotros estamos en constante lucha para que generar energía no esté por arriba de la vida de la flora y la fauna”, señaló Jara.

El pescador advirtió que la temporada de pesca en la región arranca en noviembre y que con la mortandad de los huevos habrá menos peces disponibles para la actividad.

La situación de las costas del Limay es más complicada en proximidades de la capital que en sitios ubicados aguas arriba.

“Los análisis en los balnearios arrancan en noviembre para obtener los resultados durante los primeros días de diciembre”.

Confían en que haya más nevadas en la cordillera

El subsecretario de Recursos Hídricos de la provincia, Horacio Carvalho, admitió el bajo caudal que tiene actualmente el río Limay, pero aseguró que tiene que ver con “los siete años de sequía que atraviesa el país”.

De todos modos, el funcionario fue optimista y adelantó que las nevadas de este año colaborarán para mejorar la situación y que las obras que ya están en marcha harán lo propio para frenar la contaminación.

“La bajante no es un tema que pasa solo por el manejo humano del caudal, sino que es la naturaleza la que lo define con sus lluvias o sequías, como tenemos hace años en nuestro país”, aclaró.

El funcionario comentó que está en marcha un programa de calidad de base de todos los ríos y lagos de Neuquén con 78 puntos de muestreos y que todos los análisis “están bien” con respecto a la calidad del agua.

“El caudal sube por las necesidades de riego en el Limay y en el río Negro. El pico de caudal será en diciembre y enero”. Julio Porrino Secretario de Operaciones y Fiscalización de la AIC

“Para nosotros los niveles de contaminación que hay mejoran sustancialmente con respecto a los del año pasado”, aseguró Carvalho, quien atribuyó las mejoras a las obras que se hicieron en la planta de tratamiento de líquidos cloacales de Centenario, en la planta de Tronador y la ampliación de la planta de Senillosa.

Dijo además que con la Colectora del Oeste II en marcha y las obras en el arroyo Durán la situación tenderá a mejorar.

En cambio, la situación que sí admitió que aún no mejoró es la de la planta de Plottier. “Las responsabilidades son del Municipio. En Plottier tenemos el mismo problema, ahí no se avanzó en nada en la calidad de líquido vertido. Lo único que hacen es clorarlo. Seguimos esperando los proyectos para poder ir a buscar financiamiento a Nación”, dijo.

Fuente La Mañana de Neuquén – 7/9/17

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back To Top