skip to Main Content
Punto de encuentro entre las Empresas, el Medio Ambiente y la Sustentabilidad

Revelan un patrón singular en el canto que es clave para la ballena azul

Noticias

Las ballenas azules migran cada año desde las aguas frías, donde se alimentan, a las regiones tropicales para reproducirse. En esta vital travesía de cientos de kilómetros el canto de las ballenas cumple un rol primordial para la supervivencia de la especie. Una investigación revela un patrón singular en estos sonidos, hasta ahora desconocido.

La ballena azul (Balaenoptera musculus) es el animal más grande de la historia. Llega a medir 27 metros de longitud y pesar hasta 150 toneladas, aunque las ballenas azules del océano antártico alcanzan los 33 metros.

Estos animales, según la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de EEUU (NOAA, por sus siglas en inglés), se comunican con un repertorio de sonidos capaz de atravesar cientos de kilómetros de aguas oceánicas, que les permite socializar y que juega un papel importante en la reproducción, ya que los machos «cantan» para atraer a las hembras.

Asimismo, los cantos de las ballenas responden a patrones asociados a los movimientos migratorios anuales y cambian con ellos, algo que hasta ahora no se había estudiado en detalle, según ha revelado una investigación conjunta de la Universidad de Stanford y el Instituto de Investigación del Acuario de la Bahía de Monterey en California —MBARI por sus siglas en inglés—, publicada en la revista científica Current Biology.

El canto de la ballena azul, clave en la migración y la reproducción

Las ballenas azules pasan los meses de verano en las aguas frías cercanas a las regiones polares, donde se alimentan de krill. Al comienzo del invierno, migran hacia las aguas ecuatoriales, más cálidas, donde se reproducen. Para que esto sea posible, las ballenas deben utilizar los lípidos acumulados luego de las largas estancias de alimentación como una fuente de energía para subsistir durante la etapa de reproducción. A esto se lo conoce como capital breeding, es decir, para reproducirse la ballena invierte el capital acumulado (los lípidos).

En esencia, de estos movimientos migratorios depende la reproducción y supervivencia de las ballenas, para lo cual son claves los sonidos que emiten. Por ello, según los científicos, el estudio de las variaciones de los cantos de las ballenas en su ruta migratoria puede ofrecer un conocimiento más profundo sobre las poblaciones y su bienestar.Los investigadores de Stanford y MBARI hicieron un seguimiento a las ballenas azules que habitan el Pacífico nororiental, y que suelen desplazarse de las aguas frías del América del Norte a las más cálidas de América Central.

Se cree que solo los machos emiten estos sonidos que pueden ser detectados a varios cientos de kilómetros. Sin embargo, los investigadores consideraron que los cantos son representativos de la conducta migratoria de machos y hembras, ya que la interacción entre los sexos aumenta poco antes de la migración.

Los científicos registraron el canto de las ballenas macho mediante hidrófonos. Al analizar las grabaciones realizadas durante un período de cinco años y el registro de los dispositivos de seguimiento colocados en unos 15 especímenes, los resultados fueron llamativos.

Los datos registrados mostraron que la intensidad del canto de la ballena crece durante el verano-otoño, y alcanza su pico en noviembre; luego decrece de forma pronunciada entre diciembre y enero, hasta su punto más bajo, entre los meses de febrero y junio.

Además, a partir de agosto-septiembre (fines del verano boreal) crecen los cantos nocturnos de la ballena. Estos bajan cerca de noviembre, y al llegar al comienzo del invierno boreal (diciembre-enero) los cantos son más comunes durante el día. Es decir, cuando las ballenas migran a aguas más cálidas, el canto es una actividad esencialmente diurna.

«Cuando vimos el mismo patrón exacto en cada animal, nos dimos cuenta de que habíamos estado midiendo durante cientos de kilómetros es en realidad una señal real de comportamiento, y una que representa la conducta de muchas ballenas diferentes. Como ecologista, es muy emocionante observar tantas ballenas usando un instrumento simultáneamente», dijo sobre los hallazgos William K. Oestreich, uno de los investigadores, en un comunicado de prensa.

Aún queda mucho por conocer sobre los movimientos migratorios de la ballena azul, advierten los investigadores. No obstante, resaltan la importancia que tiene el estudio del comportamiento acústico de las ballenas asociado a su migración, ya que permitiría conocer y prevenir accidentes con barcos en áreas de tránsito marítimo, entre otros tantos peligros que amenazan a la especie.

Estos hallazgos permitirían profundizar en el rol de la «información sensorial e interacciones sociales en la migración a una escala que ha sido difícil de observar», concluye el estudio.

«Si por ejemplo, podemos detectar diferencias en la migración y la búsqueda de alimento en respuesta a los cambios en el medio ambiente, esa es una importante y poderosa manera de estar atentos sobre esta especie en peligro crítico (…) Es económica, ecológica y también culturalmente importante», concluyó Jeremy Goldbogen en el comunicado.

Foto: flickr.com
Fuente: mundo.sputniknews.com/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back To Top