skip to Main Content
Punto de encuentro entre las Empresas, el Medio Ambiente y la Sustentabilidad

LUIS COLOMBO MURUA c/SON – Incumplimiento de los deberes de Funcionario Público

«Incidente promovido por la querellas/ Inconstitucionalidad del decreto 2125/78»

Primera Instancia del 11-06-90

AUTOS Y VISTOS:

Y CONSIDERANDO:

Que se inician estas actuaciones en marzo de 1985 por denuncia de Roberto Luis COLOMBO MURUA, por el posible incumplimiento de los deberes de Funcionario Público por parte de aquellos funcionarios del Ministerio de Obras y Servicios Públicos de la Nación, del Ministerio de Salud Públicay también de los administradores de Obras Sanitarias dela Nación por no hacer cumplir, supuestamente, las disposiciones legales referidas al control de la polución de las aguas, específicamente aguas del Río de la Plata y quetampoco controlarían los efluentes tóxicos y volcamientos nocivos (Ininteligible).

Coincido con el señor Fiscal en que a través de esta ardua investigación no se ha podido advertir un incumplimiento doloso de la legislación vigente por parte de los funcionarios que tienen la tarea del control de la polución de las aguas, consecuentemente adelanto desde ya de esta manera, que no es de adoptar una decisión que por lo menos no será de cargo contra funcionario determinado de las instituciones mencionadas más arribas.

Como síntesis de la situación existente en cuanto a este grave problema y de la lectura minuciosa de todo lo actuado al suscripto, le ha quedado en claro que auna situación de hecho grave por falta de medios económicos para realizar las obras necesarias tanto en el orden nacional como provincial, se debe sumar una legislación inadecuada, la que a su vez, si bien es cierto es susceptible de mejoramiento sustancial, no podrá soslayar la realidad de la situación de las industrias establecidas en orden a su estado económico-financiero.

No obstante lo expuesto, creo conveniente explicitar algunos extremos sobre los que sería conveniente, las autoridades pertinentes prestarán especial atención toda vez que no parece improbable que se continuase sin mejoramiento el nivel de contaminación sobre las aguas del Río de la Plata, en algún momento las consecuencias dañosas para la salud de la población se tornan difícilmente controlables.

Que en este sentido lo admite Obras Sanitarias a través de sus administradores, tal institución arroja efluentes cloacales al Río de la Plata sin tratamiento y a lo largo de la zona Costanera, ello en virtud que por su falta de capacidad de conducción de sus cloacas máximas, se ve obligada a realizar «espiches» a lo largo del llamado colector costanero, de tal manera que los líquidos que excedían las capacidades de aquellas cloacas tengan salida adecuada a través de los conductos de desagüe pluvial- y no vayan a dar a ciudades o lugares poblados (ver declaración de Jorge Osvaldo López Raggi de fs. 48/49). El mismo ex-Administrador admite, con respecto a las industrias que pocas son las que tienen en funcionamiento las plantas de tratamiento de efluentes que existen censadas, ello en razón que a los industriales les resulta más económico abonar las cuotas de resarcimiento por contaminación que marca el decreto 2125/78 que poner en marcha sus plantas con el consiguiente gasto de energía eléctrica, mano directa de operación, insumos químicos para el proceso y gastos de mantenimiento de las mismas para sueficiente marcha industrial. Es importante lo que dijo el ex-Administrador nombrado que se transcribe textualmente: «Que quiere agregar que si bien la capacidad de auto-depuración del Río de la Plata es muy importante y muy elevada no sucede lo mismo con los ríos y arroyos que atraviesan la zona de jurisdicción de Obras Sanitarias de la Nación que muestran día a día su mayor grado de contaminación. Habida cuenta que las cotas de asentamientos urbanos, del conurbano en muchos casos o en la mayoría de los casos se encuentra por debajo de la cotas de los ríos y arroyos antes mencionados, será imposible revertir la caída del nivel sanitario a que severán conducidas esas poblaciones de no comenzar en forma orgánica a detener la contaminación hídrica de la Capital Federal y Gran Buenos Aires, para luego encarar la segunda etapa, que sería la de descontaminación y limpieza de los cauces antes aludidos». En aquella oportunidad también se le requirieron informes sobre la modalidad del control de las industrias por parte de las autoridades de Obras Sanitarias.

Que la investigación continuó con el requerimiento de diversos informes sobre la contaminación tanto a la Prefectura Naval Argentina como a la misma Obras Sanitarias y en lo atinente a las empresas que producen mayor descarga contaminante en las áreas de los arroyos Sarandí, White, Maldonado, Medrano, Canal Sarandí y zona próxima a la descarga cloacal de Berazategui.

Que en todos los informes reunidos se realizaron durante largos meses muestreos de las aguas del Río de la Plata en la porción costanera del racimo capitalino para determinar el grado cualitativo y cuantitativo de contaminación, tanto bacteriana como química, con intervención de Peritos del Hospital Nacional de Microbiología Dr. Carlos P. Malbrán (Dras. Achaffner y Amato de Lacarde y de la Dirección Nacional de Química (licenciados Alejandro Oscar Rubio y Ricardo R. López) y asimismo con la colaboración imprescindible de la Prefectura Naval Argentina.

Que del estudio bacteriológico obrante a fs. 188/204 destaco las siguientes determinaciones: » Estos valores indican que nos encontramos frente a un agua con contaminación moderada aunque no despreciable, con valores oscilantes, que resultan en cuanto a la posibilidad de potabilización fácilmente controlable; es decir que permite la utilización de procedimientos estándares para la obtención de un agua de distribución de calidad bacteriológica potable. No obstante, consideramos que estos valores no deberían sobrepasarse, si se desea evitar en el futuro el uso de procesos que resultarían extremadamente caros y dificultosos de aplicar. Cabe hacer notar que a medida que avanza el grado de contaminación, surge además la necesidad de utilización de otros parámetros de control que permitirían una mejor evaluación de la calidad tanto de las reservas hídricas naturales como del agua de distribución y consumo. Nos referimos con esto a la posibilidad de búsqueda de microorganismos que si bien deben ser investigados por métodos más sofisticados, pueden en determinados casos revelar con mayor precisión el grado de contaminación de las aguas. Tal es el caso de la búsqueda de virus y algunos microorganismos anaerobios que pueden ser testigos de contaminaciones cloacales, de reciclaje y aún de deficiencias en los tratamientos de potabilización, recurso éste aún no del todo utilizado por los Entes de Fiscalización por no encontrarse estandarizados. Es conveniente replantearse si los recursos hídricos pueden seguir recibiendo descargas contaminantes tanto de origen industrial como cloacal, ya que incluso las grandes reservas a nivel mundial se están deteriorando en forma significativa. Sería necesario impedir por todos los medios a nuestro alcance, que la contaminación avance y para ello resulta imprescindible implementar las medidas que lleven a la construcción y utilización de plantas de depuración de efluentes industriales y crudos cloacales que actualmente son vertidos en pequeños cursos de agua y en el Río de la Plata. En lo que a la utilización de las playas con fines recreacionales se refiere, estimamos que existe un innegable riesgo para la salud, ya que el contacto externo y la aspiración de aguas contaminadas con microorganismos patógenos durante el baño es rotundamente desaconsejable. Esto resulta válido no sólo en la Costa de la Ciudad de Buenos Aires, sino también en el área del Delta del Paraná».

Que en cuanto a la pericia realizada porla Dirección Nacional de Química destaco los siguientes párrafos: » Puede por lo tanto decirse que las aguasdel Río de la Plata, particularmente en la zona comprendida por la proyección imaginaria de los límites de laCiudad Universitaria y desembocadura del Riachuelo, presentan una contaminación moderada, propia de las aguas lindantes con una ciudad de una población elevada como la de Buenos Aires. Los valores encontrados en la faz química no son alarmantes, si bien no puede dejar de destacarse que los valores de nitrógeno amoniacal, de nitratos y detergentes en algunos puntos, ponen un toque de atención para que el control que se ejerza sobre el estuario sea constante a través de una red de monitoreo perfectamente establecida y que esta periciano se pudo efectuar por falta de tiempo y medios. Puede también afirmarse que los valores de «contaminación» disminuyen a medida que nos alejamos de la costa. No obstante no se ha encontrado una correlación significativa entrelos valores relevados por los peritos del Instituto Malbrán y los de esta Dirección Nacional. En cuanto a la calidad del agua que la Empresa Obras Sanitarias capta en tomas para potabilizaren el Establecimiento Gral. San Martín, de los datos registrados en la Empresa y los hallados en la pericia, puede decirse que presentan una contaminación moderada que aún la hacen apta para ser potabilizada por los métodos convencionales que son empleados en la actualidad. Estos peritos quieren dejar constancia que en los métodos empleados en muchas de las determinaciones, particularmente en las referentes a metales (cromo, arsénico, plomo, cadmio, mercurio), se trabajó sobre los mismos límites de detección de los mismos. De todas formas se deja constancia en los protocolos de estos datos por estimarse que son más relevantes los órdenes de magnitud como aproximación, que los datos exactos. No se ha podido realizar en la pericia un estudio de muestras en profundidad, particularmente del lecho del río en distintos lugares. Es nuestra opinión que esta sea quizás la línea más eficaz a emprender en una investigación sistemática como fuente de datos que aún no han sido evaluados debidamente en nuestro estuario».

Que también he de explicitar las conclusiones de la pericia llevada a cabo sobre varios establecimientos industriales de esta Capital. Que si bien es cierto que las mismas como ya antes se ha dicho- no pueden concluirse responsabilidades que justifiquen otras medidas procesales que las ya tomadas, son también un llamado de atención que he de poner en conocimiento de las autoridades respectivas a los efectos que hubiere lugar » Que a nuestro criterio las inspecciones realizadas reflejan suficientemente bien la realidad, así como sus resultados dan una idea respecto de la contaminación del medio hídrico y su control. En efecto, se hallaron: 1. Industria cerrada (15-15% del total, representativo de la situación de cierres producidos en los últimos 20 años). Idem respecto a una industria con cambio de rubro, que significa prácticamente un panorama menos productivo. Otro 15-16%. El 67% restante esen general contaminante, su grado de control por parte de la autoridad competente es, en general, aceptable, según las facultades que le acuerda la ley. Que de los etsablecimientos en actividad, el 7% es contaminante y el 25% prestan efluentes que producen mínimo efecto en el medio hídrico. En ningún caso la contaminación es nula. Que las actividades contaminantes producen: 
a) Carga orgánica que es consumidora de oxígeno disuelto, crea olores desagradables y en general condiciones sépticas; es decir proliferación de microorganismos. Esto trae como consecuencia daño a la fauna acuática y deterioro en calidad general del medio. 
b) Sólidos sedimentables, que en general se depositan sobre fondo y orillas de canales, colectores y cursos de agua, produciendo cambios de cauce y de calidad biológica de los mismos, llevan también materia orgánica en los inconvenientes señalados. Producen embaucamientos y obstrucciones diversas.
 c) Alta demanda de cloro (deficiencia en la cloración parala desinfección final de los líquidos), lo que agrava los problemas de desarrollo de microorganismos ya señalados en a) y, en algunos casos, con transmisión de enfermedades de origen hídrico. 
d) Presencia de grasas, con connotaciones de contaminación similares a las producidas con la materia orgánica en general, con el agravante de que flotan sobre los cursos de agua y producen ensuciamiento, factor que agrava su acción general. 
e) Sales metálicas, en nuestro caso debe tomarse como ejemplo el cromo (sus sales), cuyos compuestos de oxidación son tóxicos, además de dar color. Los compuestos del cromo son tóxicos tanto para animales cuanto para el ser humano. 

Que esta emisión de contaminantes produce efectos directamente proporcionales a la concentración y al caudal de los efluentes de cada establecimiento. La concentración que supera algunos límites admisibles por el decreto N· 2125 («cuotas de resarcimiento por contaminación»), se conoce por los análisis que se acompañan. El caudal, en todos los casos es desconocido, ya que los industriales desconocen el dato, o lo ocultan, y las cámaras de aforo se encuentran en ciertos casos con deterioros que dificultan la medición. No obstante, tomando una media de caudal de efluentes de 700 m2/hora, en las horas de trabajo, se puede pensar en aproximadamente 10.000m2/día. Esto daría, para una DBOS de 2000, un valor de población equivalente de 250-300 habitantes por cada planta industrial. Que según estos cálculos, se trata de una contaminación real que, trasladada al conjunto de industrias localizadas en la Ciudad de Buenos Aires, se hace de consideración. Que, tal como dijimos al comienzo de nuestra tarea, lo que ha llevado al Río de la Plata y sus afluentes al grado de contaminación actual, son los volcamientos industriales y cloacales. En lo que respecta a las primeras, inciden también las industrias ubicadas en los partidos linderos de la Provincia de Buenos Aires, ya que esos establecimientos son de magnitud y se trata de industrias muy contaminantes como las industrias químicas, las grandes curtiembres, las metalúrgicas, lavaderos de lanas, papeleras, etc. Que, si bien los resultados obtenidos fueron concordantes, la mayoría de las veces, con los antecedentes puestos a n/disposición por SON en forma previa a las inspecciones, resulta claro que habrá de darse a este control más apoyo estructural y elementos a los fines que el presente cuadro de contaminación no tienda a agravarse».

Que no puedo tampoco dejar de hacer mención a que según constancias de la causa, la solución o el inicio de la solución de tan acuciante problema ha tenido contestación por parte de las autoridades de Obras Sanitarias, ver fs. 241/242 y fs. 360. Desgraciadamente de dos emprendimientos que según las Autoridades de Obras Sanitariash an de significar un importante aporte en la lucha contra la contaminación del Río de la Plata construcción del sistema cloacal norte y construcciones de la cuarta cloaca máxima- sólo respecto del primero pareciera que la gestión promovida por la Cooperativa de vecinos propietarios frentistas del Partido de San Isidro en aras a encarar la construcción de las obras de desagüe y tratamiento de fluentes cloacales en el radio de ese partido, ha tenido curso favorable en el marco de la ley 13.577, habiéndose concretado un acuerdo que permitirá la realización de las obras en un plazo de tres años. En cuanto al segundo, transcribiré textualmente la nota de SON del 20 de mayo de 1990: » En el plan Docenal de Inversiones de SON se han previsto las partidas necesarias para la construcción de esta obra, estimándose que el nuevo llamado a licitación podría efectuarse en el mes de septiembre del corriente año, y la ejecución de los trabajos tener comienzo en igual mes del año 1991, en tanto se disponga en tiempo oportuno de la respectiva documentación licitatoria y se haya otorgado la aprobación presupuestaria antes mencionada».

Que por todo lo expuesto, de conformidad con lo dictaminado por el señor Procurador Fiscal a fs.359, que doy por reproducido en mérito a la brevedad, no teniendo en autos elementos suficientes que permitan reprochar penalmente el incumplimiento de la ley por parte de los funcionarios responsables de la cuestión investigada y que han sido muchos- a través de largos años de insuficiencia de medios para realizar obras que hasta podrían tildarse o llamarse vitales para la salud de la población, corresponde y así,

RESUELVO:

En aplicación de lo dispuesto ene l art. 435 inciso 2· del C.P.C.:

1) SOBRESEER PROVISORIAMENTE en la presente causa en la que no se procesó a persona alguna.

2) Poner en conocimiento de Obras Sanitarias de la Nación, del Ministerio de Obras y Servicios Públicos de la Secretaría de Recursos Hídricos y al Ministerio de Salud y Acción Social de la Nación copia de loa quí resuelto y de los informes periciales que obran en autos a los efectos que pudieren tener lugar. Anótese. Notifíquese y archívese.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back To Top