Punto de encuentro entre las Empresas, el Medio Ambiente y la Sustentabilidad

Ball Corporation: la sustentabilidad de las latas de aluminio

Noticias

Ball

La lata de aluminio es un envase sostenible, económico y práctico, lo cual genera un impacto positivo en el medio ambiente.

BallCorporation01

Abrís, tomás la bebida, desechas. Es así de sencillo cuando compramos una bebida en latita, sin embargo, ¿te pusiste a pensar en cómo es su proceso productivo? ¿Puede ser un producto sustentable para el medio ambiente?

Ball Corporation, el mayor productor de latas de aluminio para bebidas y el único en su rubro en Argentina, celebra el Día de la Industria compartiendo detalles sobre el proceso productivo de la lata, un packaging que convive con nosotros en nuestra cotidianeidad, pero cuyo desarrollo es todo un mundo aparte.

La lata de aluminio es un envase sostenible, económico y práctico, lo cual genera un impacto positivo desde todos los puntos de vista. La evidencia se detalla a continuación:

  • – La lata de aluminio enfría la bebida más rápido que cualquier otro envase lo cual permite ahorrar una importante cantidad de energía. Una lata reciclada ahorra un 95% de energía comparado con una lata producida con aluminio primario.
  • – Un 72% de las latas consumidas en el mundo son recicladas y se transforman en nuevos productos con base en aluminio. Puntualmente en Argentina el porcentaje de recuperación de latas es del 79%.
  • – El packaging de aluminio previene el daño físico del producto, protege contra los efectos del oxígeno, la incidencia de la luz y otros elementos y mantiene el valor nutricional mientras que provee comodidad, control de las porciones, espacio para el mensaje de la marca del cliente y una logística más eficiente.
  • – Para su producción, el envase de latas consume menos agua que el envase de botellas de vidrio.
  • – La lata de aluminio es un envase altamente eficiente y económico para producir, envasar y distribuir. Las latas son apilables y tienen una alta eficiencia cúbica, lo que las hace rentables para el transporte. La logística de transporte de una lata consume menos CO2. Un camión de latas transporta un 50% más de líquido que un camión con botellas de vidrio.
  • Las latas son los contenedores de alimentos y bebidas más reciclados del mundo y, por lo tanto, son los envases más sostenibles de la cadena de bebidas. Las latas son 100% e infinitamente reciclables. Las latas proporcionan de manera sostenida materia prima para nuevas latas y otros productos metálicos. Como tal, las latas se hacen con más contenido reciclado que otros empaques para bebidas. En Sudamérica, cada nueva lata tiene más de dos tercios de aluminio reciclado.

 

La producción

El itinerario de una lata comienza con el debobinado de los dos kilómetros de aluminio que vienen en cada rollo. Cada una de las etapas del proceso incluirá lubricantes para evitar que el metal se quiebre. Una vez extendido, se prepara para enfrentar la fuerza de 150 toneladas de una prensa que trabaja las 24 horas los 365 días del año. Con cada subida y bajada, la prensa golpea, corta la lámina y genera un copo que es el origen de la lata. El copo tiene un diámetro y un espesor mayor al de la lata final, porque luego atraviesa un proceso de estirado con prensas horizontales que trabajan con cerca de 120 litros de aceite por minuto que se dedican a extender el material y a formar el característico fondo.

A través de un complejo sistema de cintas transportadoras, las latas pasan por un suelo subterráneo hacia una lavadora industrial para dejar el producto listo para su posterior etapa de pintura, con el diseño propio de cada marca que se aplica como un esténcil. Una de las instancias críticas del proceso de fabricación es la aplicación de un barniz interno, inocuo y sanitario.

Recién al final se forma el cuello con su correspondiente pestaña. Las latas se venden con las tapas – que se traen desde Brasil – por separado y se empacan en pallets. Un minucioso control de calidad evita anomalías en cada una de las 2.000 latas que se fabrican por minuto.

Ball Corporation cuenta con programas para el cuidado del medioambiente y una gestión sustentable de su proceso productivo. Su estrategia global de sustentabilidad de cara a 2020 tiene la meta de reducir su huella de carbono en un 25%: 10% a partir de acciones eficiencia del aluminio y reducción del consumo de energía; y 15% a partir de propuestas para aumentar los índices de reciclaje de la lata y la huella de carbono de nuestros proveedores.

BallCorporation02

Fuente: comunidadrse.com.ar/ – 2/9/17

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *