skip to Main Content
Punto de encuentro entre las Empresas, el Medio Ambiente y la Sustentabilidad

Banco Ciudad: Principales Conclusiones del Seminario de Finanzas Sostenibles en Argentina

Noticias

Panelistas Seminario Finanzas Sostenibles

Luego de la apertura del Seminario “Implementación del protocolo de finanzas sostenibles – Incorporando experiencias”, organizado por la Asociación Latinoamericana de Instituciones Financieras para el Desarrollo (ALIDE), realizado el día de ayer en la Casa Matriz del Banco Ciudad, los diferentes paneles abordaron las medidas internas y externas de las organizaciones en materia de sustentabilidad, el análisis de riesgos ambientales y sociales, y trabajaron sobre un plan de acción de los reguladores y el sector público.

Al inicio del seminario, el presidente del Banco Ciudad, Javier Ortiz Batalla destacó los avances en sustentabilidad y las fortalezas del sistema financiero argentino:  “Nos hemos comprometido a trabajar en cuatro ejes: el desarrollo de políticas internas, la creación de servicios y productos financieros, la optimización de los análisis para riesgos ambientales, y la cultura de sostenibilidad”, puntualizó el titular del Ciudad.

Señaló que “existe un retraso relativo de Argentina en esta materia, en comparación con otras economías de la región”, pero aseguró que “en estos últimos tiempos se produjo un importante impulso, tendiente a revertir los procesos de pérdida del autoabastecimiento energético alcanzado en la última década de fin del siglo pasado”.

Indicó que la concreción de proyectos asociados a energías renovables, llevó a que muchos bancos bajáramos las barreras y permitiéramos el acceso a financiamiento adecuado, y remarcó que las entidades financieras comenzaron a trabajar con organismos multilaterales de créditos para conseguir fondeo de largo plazo a tasas razonables. Precisó que “el Banco Ciudad resultó adjudicatario de proyectos en todas la rondas del programa Renovar de desarrollo de proyectos de generación de energías alternativas”, y remarcó que “hay una cartera de préstamos verdes dentro de la general del banco. Ya se aprobaron préstanos verdes por US$ 40 millones, lo que representa el 10% del patrimonio neto del banco”, y destacó que se trata de seis proyectos de energías renovables, de los cuales dos son de energía solar, dos de biomasa y dos de aprovechamientos hidroeléctricos.

Ortiz Batalla también destacó que en momentos de cierta tensión macroeconómica, el sistema financiero doméstico, a diferencia de otros momentos de nuestra historia, actuó como amortiguador y no propagador de la crisis”, y puntualizó que esto se debió a la solvencia de sistema, donde en promedio el retorno al patrimonio (ROE), fue apenas inferior a la inflación, pero por encima de muchas actividades económicas. También remarcó el elevado nivel de liquidez, que permitió afrontar una salida importante de dólares después de las PASO que fue del 40%, sin afectar a las entidades. Además subrayó que “no hubo descalce de monedas, lo cual facilitó la capacidad de repago de los créditos y tener un sistema calzado”, y añadió que “existen bajos niveles de morosidad que en junio alcanzaron al 4,7% en créditos al sector privado, de los 3,3% fue a nivel empresas, y en los hipotecarios UVA apenas un 0,4%”.

Finalmente, Ortiz Batalla destacó que: “En el caso del Banco Ciudad, nuestra solidez, no sólo en términos ambientales y sociales, sino también desde el punto de vista financiero y operativo, nos permite cumplir con nuestra impronta de banca social y de desarrollo, y estar muy activos durante la actual coyuntura junto a las PyMEs y los habitantes de la ciudad de Buenos Aires”.

Por su parte, el presidente del Banco Provincia, Juan Curutchet, destacó que en la entidad bonaerense se viene trabajando en los últimos años en “incorporar mejores prácticas y políticas internacionales a nuestros objetivos”.

Entre ellos, destacó que está la decisión de “impulsar proyectos vinculados a principios ambientales, sociales y buen gobierno”, y aseguró que “hay todo un esfuerzo de construir una banca sustentable. Estamos absolutamente comprometidos con esta agenda. Provincia Microcréditos es la empresa más grande del país en materia a trabajadores independientes y microemprendimientos que tiene una mirada social puesta en el desarrollo”.

Curutchet aseguró que “se hizo un esfuerzo consistente y exitoso de integrar a la Argentina al mundo, con acuerdos relevantes tanto institucionales, como financieros y comerciales, con un sinnúmero de países, abriendo mercados y estableciendo relaciones de equilibrio. Las medidas internas adoptadas en las instituciones, los diseños de los productos financieros sostenibles, los desafíos en la implementación de análisis de riesgos sociales y ambientales, y el rol de la regulación de las políticas públicas en materia de sostenibilidad”.

Por último, el secretario general de Alide, Edgardo Alvarez, subrayó que “el contexto internacional es muy interesante”, y comentó que “hace una semana 130 bancos de los cinco continentes, un tercio a nivel mundial, representados principalmente por bancos privados y que representan 47.000 billones de activos, firmaron en Nueva York los principios de la banca sustentable, en el ámbito de la Organización de Naciones Unidas (ONU)”.

MEDIDAS INTERNAS – POLÍTICAS DE SUSTENTABILIDAD EN CADA INSTITUCIÓN

Durante el primer panel, la presidenta de la colombiana Findeter, Sandra Gómez Arias, afirmó que el objetivo de gestión de la compañía es “no solo que sean energéticamente sustentables, sino que sean socialmente activos y de impacto importante en la región”. Y agregó: “Tenemos un compromiso con la sostenibilidad, no solo al interior sino también a cómo se desarrolla cualquier proyecto”, destacó Gómez Arias, quien explicó que en Findeter “se hace un seguimiento a los proyectos para ver la capacidad social que tienen de general empleo”.

Por su parte, la gerente de Sustentabilidad del Banco Galicia, Constanza Gorleri, sostuvo que “la sustentabilidad debe atravesar e involucrar a toda la empresa”, y así consideró que “debiera respirarse y vivirse así dentro de cada uno de los que cumplen un rol en la organización”. Y subrayó: “Nuestra visión estratégica tiene que ver con contribuir al sostenimiento del país”. Asimismo, puntualizó que “el banco tiene objetivos de negocios que incorporan perspectivas de sostenibilidad”, y señaló que “tanto en capital humano, social, intelectual y natural, cada uno trabaja con su meta y un indicador de desempeño”.

En tanto, la gerente de Sustentabilidad de YPF, Silvina Oberti, afirmó que “la sustentabilidad se ha tomado a nivel dirección de la compañía de manera muy fuerte”. En ese sentido, destacó que “hace a la competitividad tener una compañía que sea responsable en lo económico, en lo ambiental y en lo social”. “Las conversaciones de sustentabilidad se dan en toda la compañía, donde hay dos dimensiones distintas: la macro, que surge a partir de la visión de sostenibilidad que tiene la dirección; y la del día a día, vinculada a la planificación de proyectos en marcha”, precisó Oberti.

Por su lado, el propietario de Pyme Genética del Este, Ezequiel Sack, destacó que “en el campo somos todo verde, y todo el suelo cosecha”. Remarcó que “la potencia que tiene el campo cuando quienes lo gestionan entienden que funciona como un todo y que genera vida, hay una oportunidad de transferencia de recursos con mucho más potencia que solo la visión de la energía”. Señaló que “los desafíos son muchos”, y afirmó que “la idea que manejamos no es vivir en sino con el medio ambiente”.

MEDIDAS EXTERNAS – PRODUCTOS FINANCIEROS SOSTENIBLES

El segundo panel dio a conocer las experiencias, proyectos y condiciones diferenciadas de financiamientos existentes en los bancos de desarrollo, que dan apoyo a las empresas y emprendedores con una visión de negocios ASG (Ambiental, Social y de Gobernanza) resultando en el surgimiento de nuevas industrias, productos competitivos y de alto valor agregado.

En esta instancia, el director ejecutivo del Banco de Inversión y Comercio Exterior (BICE), José Luis Morea, destacó la emisión del bono sostenible que la entidad realizó entre fines del año pasado y principios de este año, el primero de su tipo en Sudamérica, y que se colocó en dos tramos, de US$ 30 millones cada uno, con asistencia del Banco Interamericano de Desarrollo (BID). También puso de relieve el programa Mujeres que Lideran. Indicó que “como banco de desarrollo sostenible tenemos el foco puesto en el desarrollo, en lo sustentable y en las pymes. Somos un banco con perspectiva de género. Es un foco fuerte en nuestra estrategia de desarrollo sostenible”. Además destacó que el programa de financiamiento distingue líneas diferenciales para aquellas empresas con un 50% de mujeres en su estructura accionaria, de 25%, y con mujeres en cargos directivos. Concluyó que “es importante que el sector financiero pueda lograr el cambio de paradigma y pueda ver los desarrollos sostenibles como oportunidades de negocios”.

Por su parte, la directora de Sistema Empresas B, Laura Ocampo, focalizó su exposición en la importancia de impulsar el reconocimiento de empresas de triple impacto: económico, social y ambiental. Explicó que hay un proyecto de ley en la Cámara de Diputado, que plantea incorporar el triple impacto en el objeto social de las empresas y no en un programa paralelo, que puede cambiar con los año. “Hoy el director de una compañía tiene en su cabeza maximizar las ganancias para el accionista. En las de triple impacto, ese objetivo se modifica y juegan además de lo económico, también lo social y lo ambiental”, remarcó Ocampo. Consideró que “la mirada de las empresas no tiene que estar solo en los accionistas, sino también en la gobernanza y los trabajadores, pero también en los clientes y las comunidades”, y sostuvo que la vida de las empresas no puede ser solo la generación de ganancias, sino que tienen una función hacia la sociedad que es muy importante.

En tanto, el consultor del Instituto Ciudades del Futuro, Gonzalo Alfredo La Rosa, hizo hincapié en los Objetivos de Desarrollo Sustentable (ODS), principios de inversión basados en la sostenibilidad, y su propagación entre los municipios de la provincia de Buenos Aires. La Rosa aseguró que “el financiamiento para proyectos de desarrollo está en los ODS”, y señaló que hay iniciativas de municipios en la provincia de Buenos Aires para desarrollar promotores de los ODS. Consideró que “se están promoviendo iniciativas importantes”, y estimó que “hay una oportunidad muy grande en la provincia de Buenos Aires pero también en municipios del resto del país”. “En el curso de este año trabajamos con estructuras ministeriales de la provincia de Buenos Aires y de otras provincias, y también con municipios”, y destacó que “en la provincia de Buenos Aires, están todos los municipios capacitados, y ya hay 20 de ellos adheridos a los ODS”, señaló.

Por su lado, la propietaria de la firma Jomsalva, Patricia Malnatti, afirmó que “la sustentabilidad es un camino de ida, no hay vuelta atrás cuando uno lo toma”, y consideró que “el compromiso en las pymes es fundamental”. Evaluó que “la estrategia de sostenibilidad de la compañía debe ser de largo plazo”, y para eso remarcó que “la educación es fundamental. En esta era de las comunicaciones hay mucha información pero falta educación”, indicó Malnatti, quien subrayó que la matriz energética es fundamental, pero hay otras empresas que necesitamos invertir en otros procesos o maquinarias. Puso como ejemplo que el caucho molido (producto derivado de procesos de su empresa) podría utilizarse para reasfaltar, y remarcó que ahí hay un trabajo que se puede hacer, pero se necesitan recursos, financiamiento y garantías.

ANÁLISIS DE RIESGOS AMBIENTALES Y SOCIALES

Atentos a los impactos de distintos proyectos, gerentes de bancos, especialistas en Finanzas Verdes y en Prácticas coincidieron hoy en que es necesario que las empresas y las organizaciones no vean a la gestión de riesgos ambientales y sociales como una traba para avanzar si no como una oportunidad para agregar valor y otorgar mayor competitividad, al tiempo que permite mejorar la calidad de vida de la sociedad.

Así lo señalaron Jeannette Ruiz, presidente del Banco Nacional de Costa Rica; Doris Arévalo, especialista en Finanzas Verdes de Colombia; Julieta Laura Montes, gerente de Riesgos Operacionales, Tecnológicos y Continuidad del Negocio del Banco Supervielle, y Alfredo Pagano, socio líder de la Práctica de Deloitte Sustainability, en el panel “Análisis de Riesgos Ambientales y Sociales” moderado por Adolfo Korman, subgerente general de Riesgos del Banco Ciudad, en el Seminario “Implementación del Protocolo de Finanzas Sostenibles Incorporando Experiencias” de la Asociación Latinoamericana de Instituciones para el Desarrollo (Alide), en la sede central del Banco Ciudad.

Jeannette Ruiz destacó que trabajando en este sentido del análisis de riesgos ambientales y sociales, desde el Banco Nacional de Colombia se realizan análisis de riesgos internos y externos que buscan “el uso adecuado de los productos financieros que adquieren los clientes”. Tras mencionar las fortalezas y oportunidades que llevó en su análisis el Banco, destacó que se aplica un “modelo avanzado para certificar siempre los riesgos ambientales y sociales de todo proyecto que se vaya a financiar y el cumplimiento del marco de la sustentabilidad”. Entre los casos de éxito mencionó el apoyo de la entidad a “los créditos para cambiar la flota vehicular del transporte público para que pase a usar solamente energía eléctrica; financiar iniciativas que den posibilidades para contratar y comprar paneles solares para empresas y hogares; financiar el saneamiento del agua, a través de asociaciones adheridas a una entidad gubernamental, para que el 100 por ciento sea potable en todo el territorio nacional”, entre otras.

Por su parte, Doris Arévalo se refirió a la implementación de procesos de riesgos ambientales en la banca privada y banca pública, y destacó que “el hecho de que un banco tome la decisión de aplicar estos procesos es la prueba fehaciente de que ya superó la etapa de que lo ambiental es filantropía; entiende que mejorar las performances ambientales genera productividad y mejora el perfil del riesgo de sus clientes. Trabajar sobre los riesgos ambientales y sociales y de cambio climático es una oportunidad”, afirmó en coincidencia con los especialistas del panel, al tiempo que advirtió que este proceso es importante que sea trasversal a todas las áreas de la entidad y fundamentalmente que incorpore al área comercial. “No se puede dejar a las áreas actuar como islas, deben estar interconectada para abordarlo como una oportunidad”, completó.

En igual sentido, Julieta Laura Montes enfatizó en que el análisis del riesgo ambiental y social “no sea visto por los clientes como algo negativo sino como un agregado de valor y un acompañamiento durante su crecimiento, dándoles una ventaja competitiva como empresa”. El Banco Superville cambió en 2017 su política de riegos ambientales que desde 2015 estaba enfocado en el área de crédito- para empezar a diseñarla desde “la mejor manera de estar involucrado en toda la organización y llegar al acuerdo de todo”, explicó. También destacó que se debe hacer un seguimiento durante todo el proceso.

Por último, Alfredo Pagano sostuvo que “se debe trabajar sobre el sistema de gestión de riesgos que ya la entidad viene trayendo” y no comenzar algo nuevo, “para empezar a transformar el modelo de pensamiento, pero sobre lo que ya se viene trabajando”. Y advirtió sobre el impacto en la entidad sobre el apoyo a proyectos que no son sustentables. Pagano se refirió también al sistema B que “consiste en la elaboración de un índice de triple impacto, contribución social, ambiental y económica a través de cual se colectaron más de 2000 respuestas y se fueron fragmentando según industrias”.

CONFERENCIA ESPECIAL: FEDERICO SEINELDÍN (COFUNDADOR DE NJAMBRE Y ARBUSTA)

Federico Seineldín, cofundador de Njambre y Arbusta, advirtió hoy que “en la Argentina hay 50.000 vacantes que deben ser cubiertas en el mundo tecnológico, que se siguen buscando en universidades o institutos, en vez de buscarlos los barrios populares, donde está el talento distribuido, pero no las oportunidades. Muchos jóvenes son mal llamados ´ninis´, porque no es que no quieren trabajar ni estudiar sino que no pueden y cuando alguien los mira explotan de talento”, remarcó el pionero en la sostenibilidad pyme en la Argentina.

Ambos proyectos que lidera tienen un alto impacto en los barrios populares de la Argentina (Rosario), Colombia (Medellín) y Uruguay, donde buscan crear oportunidades de trabajo con alto impacto social.

“Las empresas no van a las bolsas de trabajo de los barrios a buscar programadores, si no albañiles, por eso es importante para nosotros es innovar al unir capacitación y trabajo. Cuando a esos jóvenes les damos posibilidades de trabajar en el mundo tecnológico, y se los desafía, rápidamente demuestran su talento”, sostuvo y agregó que “en otras industrias no se da, pero en el mundo tecnológico, en apenas dos meses los jóvenes ya están trabajando para grandes empresas, clientes desafiantes y grandes organismos”, porque “nuestros jóvenes ya están en su mayoría alfabetizados tecnológicamente”.

Para concluir, Seineldín subrayó que “Esos jóvenes a lo largo de la vida van desarrollando el talento y van creciendo de la misma manera que nosotros, que buscan “desafiar los modelos y cómo nos gobernamos y tomamos decisiones para estar más pegados a la realidad; un modelo que desafía el modelo de la toma de decisiones, permeable al contexto, a la fragilidad, para ser mejores en toda la cadena de valor”.

PLAN DE ACCIÓN DE LOS REGULADORES Y EL SECTOR PÚBLICO

Referentes del sector financiero de la Argentina y de la región destacaron hoy el interés creciente de los grandes inversores para acompañar proyectos de impacto ambiental y social sostenible y las grandes oportunidades que se abren para el país en este sentido, en el panel sobre Objetivos de Desarrollo Sostenible ODS, que se realizó hoy en el marco del Seminario “Implementación del Protocolo de Finanzas Sostenibles Incorporando Experiencias” de la Asociación Latinoamericana de Instituciones para el Desarrollo (Alide), que se realizó en la sede central del Banco Ciudad.

El gerente de Desarrollo de Mercado de Capitales de la Bolsa de Comercio, Claudio Zuchovicki, como moderador del panel abrió el debate destacando que “sólo el 30% del mercado se ocupa de los temas ambientales y sociales” y mencionando una encuesta que señala que “entre los inversores sub 30, lo más importante ahora es si un proyecto es sostenible o no, mientras que antes la rentabilidad”, por lo que “la demanda nos obliga a cambiar” los ejes de gestión.

Por su parte, Marcos Ayerra, presidente de la Comisión Nacional de Valores, destacó que en la Argentina los temas ambientales y sociales “en el mercado de capitales viene creciendo muchísimo. Todos los grandes inversores del mundo están comprometidos con esto”, aseguró. En este contexto, explicó que hay 3000 inversores, con 90 trillones, que están comprometidos con la inversión responsable y esto tracciona la demanda, pero los granes inversores actúan principalmente en los mercados desarrollados. Por eso, instó a los reguladores del mercado de capitales a ser sponsor, para que se genere conciencia. Destacó que “el 75% de los inversores priorizan la inversión consiente y en el mercado de capitales lo social también es muy importante”. “Ha habido operaciones, pero en todos los casos fueron fondeados por fondos internacionales y hay transacciones que podrían ser etiquetadas y no se etiquetaron, por eso lo más importante es generar conciencia que esto es mejor”, completó.

En su exposición, Verónica García Seffino, senior Investiment Officer del Banco Mundial (IFC), coincidió en que es necesario “apoyar y acelerar que el sistema bancario se convierta cada vez en más verde, dado que la Argentina se encuentra en el primer nivel de desarrollo, que implica el compromiso de los países para el desarrollo y la implementación de protocolos”. “Se vienen haciendo muchas cosas, como la firma del protocolo de sostenibilidad y los bonos verdes, por eso esperamos que el año próximo se pase de nivel”, anticipó. El siguiente nivel corresponde a los países donde ya están siendo implementados todos esos programas. Al respecto, destacó que “cada vez hay más inversores de impacto y hay una conciencia social mayor que la que había antes”, y remarcó que la educación es muy importante. “Estamos lejos, falta mucho, pero hay un avance. Estamos mejorando como país y regionalmente también”, concluyó no antes de afirmar que “ahora no hay vuelta atrás y eso es lo importante”.

Por su parte, Sergio Gusmao Suchodolski, presidente del Banco de Desenvolvimento de Minas Gerais (BDMG), mencionó la experiencia de ese banco brasileño, que buscó “un cambio acelerado para traer el modelo de la banca del siglo XX al sigo XXI. Ambiente de innovación, investigación y desarrollo, ingeniería de tecnología aplicada, todo aplicado para transformar la manera en que la banca trabaja hacia la digitalización total”, puntualizó. En cuanto a laa región, evaluó que “ya existe un mercadeo y más demanda, estudios de diversas fuentes, que indican que hay conexión entre empresas sostenibles. Los ODS son un acuerdo, pero sobre todo un lenguaje global en el que podemos comunicarnos a nivel local, federal, internacional”.

A Su turno, Soledad Barrera, coordinadora de Comisiones de ADEBA, se refirió al modo en que la banca se adapta al protocolo de sostenibilidad “tomando el impulso mundial, viendo cómo se implementaron los protocoles verdes a nivel regional. La banca vio que la sostenibilidad no se trataba de una moda, vio la oportunidad del negocio y le abrió una puerta”, enfatizó y agregó que “esto no sería posible sin el compromiso de la alta gerencia”. Al igual que García, Barrera se refirió a que “uno de los desafíos que tenemos es la educación, para derramarse esto hacia el resto de la sociedad”. “Al haber logrado la firma del Protocolo de Finanzas Sostenibles, la banca mostró una gran capacidad de organizarse. La creciente conciencia social sobre estos temas, los más jóvenes demandan este tipo de activos y esto deriva en círculos virtuosos”, señaló, a la vez que subrayó “todos los bancos que han firmado el protocolo y los que están en proceso están tratando de comenzar con el análisis de riesgo ambiental y social, porque están interesados y demandan lo miso de sus clientes”.

Por último, Oscar Solís, director provincial de Desarrollo Sostenible y Cambio Climático OPDS de la provincia de Buenos Aires, advirtió que para la Argentina “es imposible pasar de emergentes a desarrollados si no tenemos un fondeo sostenible que lo permita”. En este sentido, destacó que hay intereses de fondos internacionales para acompañarlo, pero para alcanzarlo hace falta que obviamente sea monitoreado. “Los ODS intervienen gobiernos provinciales, locales, cámaras empresarias, universidades, ONGs y por eso es importante explicar por qué es importante que tengamos mediciones. Saber cuál es nuestra línea de base. Empezar a cuantificar. Esto permite empezar a entender con qué tipo de políticas públicas junto a entes regulatorios abordar estos temas”, finalizó.

CIERRE Y CONCLUSIONES DEL SEMINARIO

El presidente del Banco Nación, Javier González Fraga, y el presidente del Banco de la Provincia de Buenos Aires, Juan Curutchet, cerraron hoy el seminario “Implementación del Protocolo de Finanzas Sostenibles Incorporando Experiencias” de la Asociación Latinoamericana de Instituciones para el Desarrollo (Alide), que se realizó en la sede central del Banco Ciudad. Ambos se mostraron hoy optimistas respecto de los avances que se generar a partir de la adhesión al Protocolo de Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), aunque advirtieron que se trata de un primer paso, que va a requerir de mucho trabajo para poner en el eje de todos los debates las cuestiones que hacen a los impactos ambientales y sociales.

O el capitalismo arregla el tema de la sustentabilidad ambiental y social, o el problema ambiental y social se lleva puesto al capitalismo”, advirtió González Fraga, al tiempo que aseveró que el capitalismo tiene las mejores respuestas para las cuestiones ambientales y sociales.  En igual sentido, refirió que “el capitalismo está en riesgo por estos temas, dado que en el mundo están los que están preocupados por el medio ambiente y lo que les preocupa la desigualdad social y todo está mezclado cuestionando al capitalismo. La economía B tiene un cuestionamiento profundo del funcionamiento del capitalismo mezclado con reclamos ambientales y sociales, y para dar una respuesta a lo ambiental se puede reaccionar con regulaciones o con incentivos y desincentivos, y está claro que estos últimos son mejores”, mencionó.

En cuanto al Protocolo de ODS, el presidente del Banco Nación afirmó que aún hay muchísimo por hacer. “No nos podemos quedar tranquilos por haber firmado el protocolo, porque eso sólo no alcanza. El tema ambiental y social debe estar en el centro del debate, porque las decisiones que se están tomando hoy no alcanzan para revertir el deterioro de los próximos 15 años”, alertó.

Entre las iniciativas del Banco Nación que van en este sentido, González Fraga mencionó entre otras la promoción de los microcréditos en un país en donde hay por lo menos un millón de microemprendores que están esperado ser bancarizados y que permiten a los que están hoy excluidos volver a insertarse en la sociedad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back To Top