skip to Main Content
Punto de encuentro entre las Empresas, el Medio Ambiente y la Sustentabilidad

¿Es efectivo el sistema de certificación de aceite de palma sostenible?

Noticias

La Mesa Redonda sobre Aceite de Palma Sostenible (RSPO, por sus siglas en inglés) se considera el esquema de certificación más sólido para este producto, que se cultiva principalmente en plantaciones de bosques tropicales que albergan especies en peligro crítico como los orangutanes.

Sin embargo, según un estudio publicado el año pasado, las plantaciones de palma aceitera que se adhieren al esquema de certificación líder mundial para el cultivo no muestran diferencias en la sostenibilidad ambiental, social y económica que las fincas no certificadas.

El estudio analiza una serie de métricas de sostenibilidad, que incluyen la conservación de especies y hábitats, así como beneficios sociales para las comunidades locales. Entre otras cuestiones, los investigadores atribuyeron las deficiencias del esquema a la falta de claridad sobre sus objetivos centrales, así como a las débiles salvaguardas ambientales.

Por su parte, la RSPO ha disputado los hallazgos del estudio, citando otros informes que dice resaltar un impacto positivo neto para el medio ambiente y las comunidades de la certificación.

El estudio, realizado por investigadores de la Universidad de Queensland y el Centro de Excelencia ARC para Decisiones Ambientales (CEED), tanto en Australia como en Borneo Futures, es uno de los primeros en evaluar la eficacia de la Mesa Redonda sobre el Aceite de Palma Sostenible (RSPO).

Para el análisis, los investigadores idearon un mapa con el conjunto de datos más completos hasta la fecha de los sitios certificados por la RSPO en Kalimantan, la parte indonesia de la isla de Borneo. Luego utilizaron el mapa y el conjunto de datos para evaluar la eficacia con la que estas plantaciones responden a seis de los ocho pilares centrales de los principios y criterios de la RSPO : conservación de la biodiversidad, desarrollo responsable de nuevas plantaciones, consideración responsable de las comunidades, consideración de los impactos sociales, viabilidad económica y compromiso con las mejores prácticas.

El estudio concluye : «No se encontraron diferencias significativas entre las plantaciones certificadas y no certificadas para ninguna de las métricas de sostenibilidad investigadas». De hecho, la única área donde la certificación RSPO tuvo un impacto positivo fue en mayores rendimientos y precios de acciones para compañías certificadas.

«[Nuestros resultados sugieren que la baja confianza en los mecanismos [de la RSPO] para mejorar la sostenibilidad general de la industria parece justificada en todas las interpretaciones de sostenibilidad, excepto las muy limitadas y de orientación económica».

Benchmarking de referencia

Los hallazgos del estudio son notables, dado que se considera que la RSPO tiene el conjunto de requisitos más estrictos entre los esquemas de certificación existentes para aceites y biocombustibles comestibles. El estándar se estableció en 2004 en respuesta al reconocimiento creciente de que la expansión de las plantaciones de palma aceitera estaba alimentando la destrucción de la selva tropical y el acaparamiento de tierras en países como Indonesia, donde las protecciones legales para el medio ambiente y las comunidades indígenas se consideraban débiles, y la aplicación de la ley, aún más débil

Desde entonces, la RSPO ha crecido hasta convertirse en el esquema de certificación líder para el aceite de palma, con 26,500 kilómetros cuadrados (10,200 millas cuadradas) de plantaciones y 11.65 millones de toneladas de aceite de palma, lo que representa una quinta parte de la producción mundial de la materia prima.

Sin embargo, antes de este reciente estudio, se habían llevado a cabo pocas investigaciones para evaluar la efectividad de la RSPO en el logro de los objetivos de sostenibilidad.

‘No hay evidencia’ de protección de orangutanes

Otra de las medidas clave de sostenibilidad en las que el estudio descubrió que la RSPO no era efectiva, era ayudar a conservar la biodiversidad, para lo cual los investigadores analizaron el destino del orangután de Borneo, en peligro crítico.

La supervivencia de la especie depende de si tiene suficiente hábitat para sobrevivir. En el Borneo indonesio, las plantaciones de palmeras se están apoderando de las selvas tropicales que constituyen el hábitat de los orangutanes. Junto con esta pérdida de hábitat está la matanza rutinaria de los grandes simios, que los trabajadores de las plantaciones consideran que son parásitos.

El estudio encontró que no había evidencia de que las plantaciones certificadas por la RSPO proporcionaran una mejor protección para los orangutanes. Sus poblaciones disminuyeron tanto en concesiones certificadas como no certificadas entre 2009 y 2014, según el investigador del CEED Courtney Morgans, autor principal del estudio.

«A pesar de los objetivos de manejar las plantaciones de una manera que ‘mantenga y / o mejore’ las especies de alto valor de conservación, nuestro estudio encontró poca evidencia de que las plantaciones de RSPO estén mejorando la protección del orangután en peligro crítico».

El estudio también encontró que las plantaciones de RSPO generalmente presentan áreas ampliamente deforestadas, dejando poco hábitat viable para el orangután.

‘Solo pequeños beneficios’

Otro indicador ambiental que los investigadores observaron fue la incidencia de incendios. Una vez más, los resultados mostraron poco beneficio de la certificación RSPO.

«El número de puntos críticos de incendio detectados dentro de las concesiones de aceite de palma aumentó igualmente en concesiones RSPO y no RSPO entre 1999-2004 y 2011-2015, sin diferencias significativas en el número de puntos críticos de incendios en concesiones certificadas y no certificadas».

El estudio también encontró que la RSPO no logró cumplir con los impactos sociales. «Tampoco hay una señal clara de que la RSPO esté mejorando los niveles de riqueza o mejorando el acceso a la infraestructura de salud para los aldeanos vecinos de las plantaciones», según Morgans. «Los únicos pequeños beneficios que pudimos detectar fueron rendimientos marginalmente más altos y valores compartidos para compañías certificadas».

El estudio sugiere que la certificación de la RSPO no ha logrado evitar la deforestación y la pérdida de biodiversidad porque los participantes tienen diferentes interpretaciones de su objetivo principal, que es «promover el aceite de palma sostenible». Como resultado, diferentes grupos de partes interesadas de la RSPO priorizan ciertos criterios sobre otros. Así, los propios principios y criterios de la RSPO, los ocho pilares centrales, también dejan gran parte del esquema abierto a la interpretación a través de palabras vagas como «mantener poblaciones» y «promover impactos positivos».

«La adopción inmediata de objetivos específicos y medibles mejorará la efectividad de la RSPO», según Morgans.

Otro factor es que las salvaguardas ambientales de la RSPO pueden simplemente no ser lo suficientemente fuertes, según un informe reciente de Changing Market Foundation. El informe señala que el esquema de certificación todavía permite la conversión de bosques secundarios y el drenaje de turberas, y no requiere reducciones en las emisiones de gases de efecto invernadero.

Morgans dijo que las fallas de la RSPO también podrían atribuirse a su enfoque en mejorar la sostenibilidad de la industria del aceite de palma a nivel de plantación, en lugar de abordar los problemas de sostenibilidad a un nivel más amplio. Esto, dijo, limita su capacidad de ofrecer amplios beneficios. Por ejemplo, el requisito de «mantener y mejorar» las especies de alto valor de conservación ignora la biología y el comportamiento de muchas especies que el esquema está tratando de proteger, como el orangután.

Del mismo modo, los objetivos de contribuir al desarrollo sostenible local y mejorar los impactos sociales de las operaciones de plantación y planta requieren coordinación entre múltiples partes interesadas. Como tal, según el estudio, la entrega de beneficios sociales e infraestructura debe desarrollarse e implementarse a un nivel más alto en lugar de simplemente por concesión.

Para abordar esta debilidad, los autores del estudio pidieron a la RSPO que adopte enfoques jurisdiccionales destinados a certificar unidades administrativas enteras en lugar de plantaciones individuales.

La RSPO, por su parte, ha cuestionado la validez de los nuevos hallazgos. Stefano Savi, el gerente de alcance y participación global de la RSPO, dijo que había abundante evidencia en estudios independientes recientemente publicados que mostraban que las concesiones certificadas por la RSPO habían reducido tanto las tasas de deforestación como la cantidad de puntos críticos.

Un estudio que citó, coordinado por Borneo Futures en 2017, midió la deforestación y la población de orangutanes en 2.717 fincas y concesiones de palma aceitera en todo Borneo. Ese estudio mostró que las concesiones certificadas por la RSPO perdieron el 9 por ciento del bosque intacto y talado por área de concesión total, contra el 17.2 por ciento de las concesiones no registradas por la RSPO entre 2000 y 2015. Los autores de ese estudio también informaron que las tasas anuales de pérdida de bosques en las concesiones certificadas disminuyeron consistentemente después de 2005, mientras que aquellos en concesiones que no son RSPO se mantuvieron consistentemente más altos.

El estudio de 2017 también encontró que la tasa de disminución de la población de orangutanes fue menor, en términos absolutos, para las concesiones certificadas por la RSPO en comparación con las concesiones que no son de la RSPO.

Savi también cuestionó la precisión del modelado utilizado por Morgans para determinar la población de orangutanes, diciendo que al depender de los recuentos de nidos, podría no haber tenido en cuenta los orangutanes transitorios.

Morgans, que también participó en el estudio de 2017, señaló que, si bien las concesiones certificadas por la RSPO habían perdido menos orangutanes que las propiedades no pertenecientes a la RSPO en general, la tasa relativa de pérdida fue casi la misma: 2.2 por ciento a 2.1 por ciento, respectivamente.

Savi también citó otro estudio, publicado en las Actas de la Academia Nacional de Ciencias , que encontró que la certificación RSPO redujo la deforestación en las plantaciones de palma aceitera de Indonesia en un 33 por ciento del escenario habitual entre 2001 y 2015. Pero esa reducción de la deforestación ocurrió principalmente en plantaciones más antiguas, donde gran parte del bosque ya había sido talado antes, dejando poco para deforestar. Como resultado, el área real de deforestación evitada era pequeña: solo 21 kilómetros cuadrados.

Mejorando el esquema

Savi dijo que la gerencia de la RSPO reconoció que todavía había muchas áreas para mejoras. «Como parte de nuestro esfuerzo para abordar este problema, hemos estado trabajando para fortalecer nuestros estándares a través de una revisión de los Principios y Criterios de la RSPO, que comenzó el año pasado y actualmente está en marcha», dijo Savi. Los principios y criterios de la RSPO se revisan cada cinco años. Asimismo la RSPO también buscará realizar más investigaciones sobre el desempeño y el impacto de sus estrategias e intervenciones para identificar posibles brechas y ayudar a mejorar sus estándares.

«Con este fin, hemos publicado una Agenda de Investigación, que detalla nuestras preguntas de investigación prioritarias, en nuestro sitio web y hemos reservado un presupuesto para encargar nuestros propios estudios de evaluación de impacto», dijo.

Morgans dio la bienvenida a la medida. Ella dijo que a pesar de sus defectos, la RSPO seguía siendo un mecanismo importante para mejorar la sostenibilidad de la industria del aceite de palma.»Descartar el esquema por completo arriesga los avances logrados hasta ahora», dijo. «En cambio, se debe hacer un esfuerzo para evaluar el esquema, ofrecer críticas constructivas y apoyar a las partes interesadas con el desarrollo, implementación y mejora adaptativa de prácticas sostenibles».

Unirse al organismo con sede en Kuala Lumpur es voluntario y ha atraído a más de 4,000 miembros, incluidos productores, gigantes de bienes de consumo y comerciantes. El diecinueve por ciento del aceite de palma a nivel mundial ahora está certificado por la RSPO.

Junto las críticas anteriores, la presión del consumidor ha aumentado en Occidente, lo que lleva a algunas compañías a reducir el producto o dejar de usarlo por completo. Prueba de ello fue un anuncio navideño viral del pasado año de la cadena de supermercados británica Islandia, que dejó de usar aceite de palma en sus productos de marca propia y que se alió con Greenpeace en la defensa del aceite de palma sostenible.

Rang-tan, el vídeo de animación, cuenta la historia de un orangután que aparece en el dormitorio de una niña. Narrado con la voz de Emma Thompson, el vídeo explica la historia del animal, que está huyendo de la destrucción de su hogar como consecuencia de la deforestación y el cultivo del aceite de palma. En ese punto, la versión del anuncio de Iceland Foods explica cómo la cadena de supermercados ha acabado con el aceite de palma de todos sus productos.

El director gerente de Islandia había criticado previamente el progreso «extremadamente lento» en la producción sostenible de aceite de palma.

Los críticos de esta certificación dicen que el progreso para hacer que la industria sea más respetuosa con el medio ambiente se ha visto obstaculizada ya que las grandes empresas como Nestlé y Unilever,  no están comprando suficiente aceite sostenible, lo que desalienta a los agricultores a cultivarlo.

En un intento por obligarlos a actuar, el organismo de control exigirá a las compañías que aumenten sus compras de aceite de palma sostenible en un 15% cada año o que posiblemente enfrenten multas o suspensión del organismo. Así el fabricante de Kit Kat, Nestlé, fue expulsado el año pasado por violar las reglas, aunque recuperaron su membresía unas semanas después.

 

Fuente: agorarsc.org

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back To Top