skip to Main Content
Punto de encuentro entre las Empresas, el Medio Ambiente y la Sustentabilidad

¿Puede un Envase de Tetra Pak Convertirse en Mobiliario Escolar?

Noticias

Tetra Pak® realizó una visita industrial donde demostró que es posible convertir los envases que comercializa, en mobiliario para escuelas. Un caso único de Economía Circular, donde la premisa es la preservación del medio ambiente, agregar valor a la cadena y fomentar la inclusión social, sin perder de vista el negocio. 

Buenos Aires, 06 de agosto de 2019.- Producir mobiliario escolar y de oficina de alta calidad, gestionando procesos con flexibilidad productiva, excelencia operativa e innovación tecnológica, no es habitual…Y mucho menos si todo eso, implica un proceso 100% sostenible. Bajo el lema “PROTEGE LO BUENO” Tetra Pak® trabaja en toda la cadena de valor: proveedores, clientes, distribuidores, empleados, consumidores y sociedad. Se protegen los alimentos envasados, pero además a las personas y al futuro, cuidado que la operación tenga un mínimo impacto ambiental.

Todo comienza con materia prima renovable: la fibra de madera certificada por FSC®, la cual ingresa al proceso de fabricación de material de envase, que ocurre en la fábrica ubicada en La Rioja, para luego, mediante grandes bobinas con cientos de envases, llegar a la planta de los clientes donde es llenado el envase con diversos alimentos. Finalmente ocurre el reciclaje y el nuevo comienzo de productos tan diversos como como tejas, placas y hasta mobiliario.

Para que todo el proceso siga los principios de una economía circular, en Tetra Pak trabajan junto a Municipios desde donde se implementan Sistemas de Gestión de Residuos Sólidos Urbanos (GIRSU) con separación en origen y recolección diferenciada de materiales reciclables. Esto permite que el trabajo profundo con Municipios y recuperadores urbanos, se reciban la mayor cantidad de envases post consumo y se los incentiva con inversión en infraestructura y maquinaria para mejorar el circuito: es así como ya se han instalado en comodato más de 30 cintas de clasificación de residuos en plantasmunicipales y cooperativas en Argentina.

En paralelo, la empresa realiza tareas de concientización ambiental en escuelas desde hace más de15 años buscan alentar conductas positivas hacia el medio ambiente, con el foco puesto en el reciclaje.

UN CIRCULO VIRTUOSO

Serrano S.A. es una empresa familiar que se define “de triple impacto”: social, económico y ambiental. Está situada en el Parque Industrial de la provincia de La Rioja, en Argentina y produce 1.200 unidades diarias de muebles con 40 empleados. Un caso que representa el proceso de economía circular en su máximo exponente: el proceso finaliza con la producción de muebles para escuelas, principalmente hechos con materiales reciclados y reutilizados.

Daniel Diaz, Responsable de Calidad y Medio Ambiente y Representante Comercial, comenta que “Serrano se propone desarrollar sus negocios de manera responsable, con una gestión basada en la sustentabilidad e influencia positiva en la cadena de valor. Lo hace respetando el medioambiente, promoviendo el uso sostenible de los recursos naturales, minimizando los impactos ambientales derivados de sus actividades y disponiendo los residuos en forma adecuada, buscando reducir su generación mediante actividades de recuperación, reutilización y reciclaje”. Muestra de este compromiso es la Certificación de Calidad del proceso de fabricación de equipamiento para jardines de infantes y escuelas con la Norma ISO 9.001:2.008. así también como la Certificación de la Norma ISO 14.001:2.004, en el año 2012.

Juan Carlos Serrano, presidente y María Belén Serrano, directora, además de ser hermanos, conforman la tercera generación de esta empresa familiar, que empezó con un sueño y hoy es un ejemplo de desarrollo sostenible, ya que hace dos años están adheridos y son parte del directorio de la Red de Pacto Global. Gracias a la experiencia, visión e ingenio de su gente, ya han publicado dos reportes de Sustentabilidad y han posicionado a esta empresa familiar como modelo de sustentabilidad.

Pero no están solos. Ellos necesitan de otras empresas como SGE ServiCom, quienes retiran y reutilizan los descartes industriales de Tetra Pak para fabricar placas ecológicas.

SGE ServiCom incorpora a ese proceso todo el envase de cartón de Tetra Pak el cual es chipeado y luego compactado para convertir esos materiales en placas que sirven como sustitutos de otros materiales de construcción.  Esas placas aseguran la rigidez, regularidad en el espesor y estabilidad de la materia prima que luego Serrano S.A. utiliza para moldear sus muebles.

EL ROL DEL CONSUMIDOR 

Tetra Pak® está celebrando 40 años en Argentina y uno de sus orgullos es haber promovido que sus envases sean protagonistas del proceso conocido como Economía Circular: ese recorrido virtuoso que un material realiza para ser reciclado y convertido en nuevo producto.

La materia prima, sus envases, se fabrican en la planta industrial situada en la provincia de La Rioja, Argentina la cual constituye un polo exportador: abastece a los mercados del Cono Sur, Argentina, Paraguay, Uruguay, Perú, Chile y Ecuador.

Toda la cadena de producción contempla procesos sustentables: desde el inicio, el 75% del material utilizado para fabricar los envases es cartón y proviene de bosques sustentables, certificado con el sello FSC®, un standard internacional que asegura un manejo ambiental responsable del recurso. También se utiliza en menor proporción polietileno y aluminio.

El proceso industrial de los envases de cartón de Tetra Pak® implica tres etapas: impresión, laminación y corte. Todo ello operado por más de 200 empleados que cuidan los procesos y calidad de manera detallada.  Estas enormes bobinas repletas de cajitas de cartón, que en ese momento son planas, luego son enviadas a los diferentes clientes para su armado y llenado de producto. Es increíble imaginar cuántos envases de cartón hay en una bobina. La tecnología, eficiencia y bajo impacto ambiental de este proceso es altamente superior en relación a otros tipos de envases.

Entonces, cada vez que veas en una cajita de Tetra Pak, pensá en que sos el último eslabón de una cadena virtuosa en la que tu consumo da fin a la cajita….pero, ¿realmente es el fin o es un nuevo comienzo, quizás para que esa pequeña caja junto a otras miles se convierta en un mueble escolar?

Efectivamente, esas miles de cajitas que cuidaron el producto que consumiste, pueden volver a la cadena de valor reiniciando un circuito económico. Pero lo más importante: esos muebles llegan a escuelas rurales como por ejemplo en la provincia de La Rioja, permitiendo que esas cajitas tengan mucho más valor del que suponías.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back To Top