film izle
Punto de encuentro entre las Empresas, el Medio Ambiente y la Sustentabilidad

Responsables hasta el final

Noticias

Frente a la demanda de medidas para proteger el medio ambiente y con consumidores que ejercen su poder de compra con mayor conciencia, las empresas se enfrentan al desafío de proponer alternativas más sustentables para la disposición de los desechos.

Si bien los residuos existieron siempre, su crecimiento exponencial, así como su acumulación y toxicidad se convirtieron en una amenaza para el planeta. Según un informe del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sustentable en la Argentina, se genera una tonelada de basura cada dos segundos, cuando gran parte de ello se podría separar y reciclar. Pero más allá de la conciencia ciudadana, el reciclaje no se puede lograr sin reglamentaciones estatales ni iniciativas que sean acompañadas por las industrias generadoras. Es por eso que resultan clave las políticas que hoy llevan adelante diferentes compañías, tanto para sensibilizar a las comunidades como para desarrollar una gestión más eficaz de los recursos.

Compromisos asumidos

Este año, Natura dio a conocer que recolectaría un 15 por ciento de las toneladas equivalentes de envases y embalajes que se comercialicen localmente, con la colaboración de cinco cooperativas de recuperadores urbanos y junto con Cempre (Compromiso Empresarial para el Reciclaje). Sin embargo, no se trata de un hecho aislado para la multinacional brasileña que aporta los números de su progreso en lo que hace a la responsabilidad con los desechos: el 20 por ciento del total de envases que produce ya son “ecoeficientes” (su composición tiene más del 50 por ciento de plástico proveniente de material vegetal renovable o más del 50 por ciento de plástico reciclado post consumo) y la línea Ekos cuenta con 100 por ciento de plástico reciclado post consumo en todos sus envases. Gracias a ello, recicla el descarte equivalente a 5 millones de botellas PET de 2 litros al año. “Para nosotros no son campañas, sino que está dentro del plan de negocio y de la construcción de marca”, explica Sabina Zaffora, Gerenta de Sustentabilidad de Natura para Latinoamérica, para quien el gran desafío es que la recuperación ingrese a los embalajes, activando la economía circular.

Es así como vienen repensando las diferentes categorías del packaging. “Tenemos –cuenta la ejecutiva– un desafío fuerte en la categoría perfumería. En los últimos tres años estuvimos trabajando con la cadena de valor para poder tener un horno que introduzca vidrio reciclado. Ya estamos en la última etapa”. A su vez, asumieron un compromiso para que el plástico de único uso de segunda categoría desaparezca de sus embalajes en los próximos tres años. Otra herramienta fue incorporar una tabla ambiental en sus productos y cajas para comunicar el impacto, que pronto será también una tabla de impacto social. “Tiene que ver –dice Zaffora– con una mirada del consumo consciente. Hoy cuando la gente compra quiere que algún valor de esa marca lo represente.”

Acciones que marcan la diferencia

Hay más empresas que fabrican productos de consumo masivo que están mirando este tema y planteando alternativas con respecto a la disposición de los envases. “Mientras que el reciclaje es nuestro aporte al final de la cadena, nuestros compromisos empiezan mucho antes a lo largo de todo el ciclo de vida de los productos”, expresa Mariana Reñe, Gerenta de Sustentabilidad y Comunicación Interna de Unilever Cono Sur, donde se propusieron que para el 2025 todos sus envases sean reciclables, reutilizables o aptos para compostaje. Por caso y alineados con esa meta, desarrollaron el Super Acondicionador 1 minuto de Dove realizado a partir de fuentes renovables. “Este material –señala la vocera– es 100 por ciento reciclable y lleva la certificación I’m Green, que distingue al polietileno verde y ayuda al consumidor a identificarlo como un bioplástico”. Otra de las innovaciones desarrolladas fue que el Cif Active Gel alcanzara el 100 por ciento de PET reciclado y se logró gracias a una economía circular que consta del correcto desecho por parte del consumidor, la recolección, clasificación y puesta a punto para poder ser debidamente reciclados.

Incluso en sus puntos de venta la compañía utiliza insumos de visibilidad realizados a partir de materiales biodegradables y compostables: bioplástico, proveniente del descarte de cáscara de papa y EucaPlack, que se extrae del descarte de ramas de eucaliptus. A su vez, junto al Ministerio de Ambiente y Espacio Público de la Ciudad de Buenos Aires, lleva adelante el programa Reciclando en la Ciudad, que invita a todos los ciudadanos a dejar sus envases de cualquier marca o producto en los Puntos Verdes adheridos, a cambio de un cupón de descuento para la compra de productos, y ya emitieron más de 20 mil. “Estamos –resume Reñe– frente a la necesidad de pensar los negocios de otra manera, guiados por un nuevo paradigma, donde los residuos se convierten en recursos o en nuevas materias primas para otros productos y esto es en gran medida por un cambio que proponen las nuevas generaciones de consumidores a la hora de elegir”.

Puertas adentro

Otras compañías, en cambio, están poniendo el foco en incentivar estas prácticas puertas adentro, a través de acciones dirigidas a sus empleados. Tal es el caso de Volkswagen Group Argentina que situó en lugares estratégicos del Centro Industrial Pacheco diferentes puntos de recolección de residuos con el fin de que los colaboradores pudieran ser parte de la iniciativa que busca reciclar telgopor de embalaje, vidrios laminados y comunes, madera, plásticos y solventes, entre otros. Además, diseñaron Rincones Sustentables que constan de livings realizados a partir de los descartes generados por la actividad industrial.

 

Autora: Magalí Sztejn
Fuente: tercersector.org.ar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *