Punto de encuentro entre las Empresas, el Medio Ambiente y la Sustentabilidad

“La ratificación del Protocolo es una oportunidad para el desarrollo de tecnologías limpias”

Savino.AtilioEntrevista a Atilio Savino, Secretario de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación.

Uno de los principales problemas que tienen los países en desarrollo, como el nuestro, es la adaptación a las consecuencias ya presentes del cambio climático. ¿Cuáles son los proyectos del gobierno argentino en este sentido?

Dentro de las medidas vinculadas con la adaptación, Argentina está cumpliendo con su compromiso voluntario a través de la presentación de su Segunda Comunicación Nacional. Cada país en vías de desarrollo debe presentar en forma periódica su inventario de emisiones. En esta Segunda Comunicación, además de ese inventario, se incorporan los estudios de vulnerabilidad de distintas regiones y de los riesgos de sufrir las consecuencias del cambio climático. Por ejemplo, se incluye el diseño de escenarios posibles para evaluar si las zonas costeras de Buenos Aires o del Delta pueden ser influidas por el aumento del nivel de las aguas del mar. También sabemos que va a haber zonas donde se va a profundizar la sequía, para ello hacemos estudios sobre el desarrollo de nuevos cultivos, que permitan adaptarse a este nuevo clima. Y lo mismo sucede con el derretimiento de los glaciares en el sur. A partir de todo ello se pueden diseñar nuevos esquemas de prevención. Por otra parte, se está preparando un Plan Nacional de Mitigación, que permita observar de qué manera los distintos sectores pueden reducir sus emisiones.

¿Cree que puede haber una mayor afluencia de inversiones, a partir de la entrada en vigor del Protocolo de Kyoto?

Sí, claro que sí. La ratificación del Protocolo pone en vigencia lo que se llama mecanismo de desarrollo limpio. Hace mucho tiempo que venimos trabajando sobre este tema, buscando proyectos relacionados con ello. En los últimos tres meses, los distintos sectores de la industria y del servicio, se han movido intensamente para la presentación de estos proyectos. En este sentido, la ratificación es una oportunidad para el desarrollo de tecnologías limpias, que ofrece la posibilidad de generar sustanciales ahorros en toneladas equivalentes de dióxido de carbono. Cuando convocamos a las principales empresas argentinas no fue para pedirles, sino para ofrecerles esta oportunidad que se presenta, y que puede enriquecer no solamente el patrimonio ambiental sino también la competitividad argentina. Siendo, además, que esto es financiado por fondos creados especialmente dentro del mercado de carbono.

¿Cree que el avance de la frontera agrícola puede ser una cuestión conflictiva en materia de desarrollo limpio?

Sí, por supuesto. Cuando uno habla de cambio climático no se refiere a algo abstracto, sino que tiene manifestaciones concretas. Por ejemplo, la intensidad de las lluvias puede provocar inundaciones, y estas inundaciones pueden ser más graves en casos de tierra arrasada o tierra desmontada. Hay que tener en cuenta que uno de los servicios ambientales del bosque es, precisamente, proteger sobre este tipo de inundaciones, pero también generar el criterio de la biodiversidad. La desaparición o inexistencia de los bosques implica la posibilidad de que una tierra mal cultivada se quede yerma, y esto aumenta las posibilidades de sequía. De alguna manera, la Cumbre de Cambio Climático reúne a todas las sinergias de las distintas convenciones que existen en el mundo tendientes a un cambio positivo en cuanto a la conducta de los seres humanos.

¿Cuáles son las expectativas de la Secretaría respecto de la Convención?

En realidad comenzamos con una baja expectativa, porque la sucesión de cumbres sin resultados concretos las transforman en algo anodino. Pero el cambio que produjo la reciente decisión de Rusia, con la entrada en vigencia del Protocolo a partir de febrero del año próximo, va a dar una tranquilidad necesaria para animarse a tomar decisiones un poco más comprometidas. Esta es nuestra mejor expectativa. Pero la expectativa de máxima sería que esta COP termine con un plan de acción en el tema adaptación. Porque como decía anteriormente no solo debemos mitigar sino prepararnos para la adaptación, en la medida en que ya hay un cambio que es inevitable.

¿Tienen datos respecto del conocimiento que los ciudadanos tienen sobre el cambio climático?

Existe una gran conciencia en el pueblo argentino. Según las encuestas que manejamos el 95% de los argentinos cree que hay un cambio en el clima, es un dato muy importante por que el cambio climático es un tema que se vincula con la vida de la gente. Pero por otro lado, solo el 12% conoce las razones por las cuales esto puede suceder. Por eso, para nosotros es muy importante esta Cumbre y realizar una tarea de divulgación sobre la información que allí se maneje. Esto implica no solo una actitud política de nuestro gobierno, sino como dice el lema: “Para que el clima no cambie, cambiemos todos”. Y este cambio generalmente tiene que ver con cambios en cada uno, en las pequeñas costumbres, en la energía que consumimos y en cómo nos comportamos con la naturaleza.

Foto: Sayds

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *