skip to Main Content
Punto de encuentro entre las Empresas, el Medio Ambiente y la Sustentabilidad

A un mes de los incendios, Chubut no logra recuperarse

Noticias

No hay electricidad y en muchos sitios tampoco agua potable. Los afectados dicen que la ayuda de la provincia no llega y que es muy difícil volver a levantarse sin una asistencia.

A un mes de los incendios que en pocas horas devastaron la Comarca Andina de Chubut con un saldo de 351 casas quemadas y tres víctimas fatales, el panorama continúa siendo desolador.

El paisaje boscoso fue reemplazado por otro donde predominan los grises de las cenizas, árboles caídos y carpas donde pernoctan los damnificados desafiando las bajas temperaturas. En muy pocos casos, lograron levantarse casillas precarias cubiertas de durlock o nylon.

Después de un mes, seguimos sin electricidad ni agua potable. Lo peor es que no hay expectativas de que esto se solucione. Hay como un vacío en el gobierno provincial que tiene en vilo a mucha gente”, resumió Pablo San Martín, de El Hoyo.

Su casa, al igual que la de su padre, fue consumida por las llamas. Había padecido la misma situación diez años atrás.
Con la ayuda de familiares y amigos y algunas donaciones, Pablo logró construir un galpón para acopiar material.

Mientras tanto, este hombre de 41 años pasa sus días en casa de unos familiares en El Bolsón. Su padre se mudó a la vivienda de su hermano que fue la única en toda la chacra que quedó en pie.

A 30 días del incendio, se ven muy pocas construcciones. No todos han podido construir o levantar algo. Hay casas muy precarias de durlock o madera prensada que, seguramente, la gente intentará mejorar con el tiempo. Pero es todo muy precario”, describió.

Días atrás, los intendentes de la Comarca Andina se reunieron con el presidente Alberto Fernández y con funcionarios nacionales. En esa ocasión, anunciaron el envío a la región de viviendas provisorias para los damnificados hasta tanto se construyeran las definitivas.

“Hasta acá, no sabemos nada. Sólo se hizo un relevamiento y dijeron que, de acá a dos meses, iban a traer los módulos. En mi caso me las estoy arreglando porque tengo un lugar donde quedarme de prestado. Pero hay gente que no tiene esa posibilidad”, planteó San Martín.

Tras el paso del fuego, personal médico, enfermeros y psicólogos comenzaron a recorrer los sectores afectados, con la premisa de brindar asistencia sabiendo que la prioridad de la gente era levantar su casa postergando la situación sanitaria.

“Se agregó también una ambulancia que recorre los lugares donde hay mayor afluencia de gente trabajando para recuperar lo que perdió. No hay casas, solo gente tirando árboles para armarse algo. Solo hay carpas o gente que duerme en casas prestadas para regresar a su terreno al día siguiente”, puntualizó Marcelo Basualdo, enfermero del hospital de Lago Puelo.

Reconoció que, en los últimos días, también registraron un aumento de los casos de Covid-19. “La segunda ola ya nos pegó de lleno. Ayer (por el miércoles), tuvimos 17 casos nuevos y ya estamos en los 40 activos; cuando, la semana pasada teníamos 11. Ayer la cola para los testeos parecía Buenos Aires. De hacer unos 5 por día, ayer hicimos 32”, resumió.

Hacer el duelo sin techo

“Mi tía no sólo perdió a su marido en el incendio. También perdió su casa y aún no tiene dónde vivir junto a sus cuatro hijos. Mi tío estaba jubilado pero seguía trabajando. Ni esos ingresos tienen ahora”.

Inés Rivero es la sobrina de José Luis, un poblador de Las Golondrinas que sufrió quemaduras en gran parte de su cuerpo cuando regresó a su casa para rescatar a su familia de las llamas. Estuvo internado en el hospital de El Maitén, en Esquel y en Bariloche hasta que fue trasladado a Buenos Aires en avión sanitario. Sin embargo, el hombre murió el 19 de marzo.

La familia recibió el cuerpo recién el 3 de abril ya que el caso está judicializado. Consideran que, si el hombre de 60 años hubiera sido trasladado antes, el desenlace hubiera sido otro. “No lo decimos nosotros. Los mismos médicos dijeron que el tiempo que pasó fue fundamental porque el cuerpo se fue dañando progresivamente. Cuatro días antes no habría llegado con ese nivel de gravedad. Ellos también declararon”, indicó Inés.

Recalcó que hoy, su tía lucha por conseguir una vivienda. “Se la pasa haciendo notas y cartas para que aceleren la búsqueda de una casa. El intendente de Lago Puelo se comprometió a ayudarlos con el alquiler de una casa amueblada. Pero lo cierto es que nadie alquila permanente en la zona; solo hay alquileres temporarios”, señaló.

Autora: Lorena Roncarolo
Foto: Alfredo Leiva
Fuente: rionegro.com.ar/

This Post Has 0 Comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back To Top