skip to Main Content
Punto de encuentro entre las Empresas, el Medio Ambiente y la Sustentabilidad

Córdoba construirá su primer centro de rescate de fauna silvestre

Noticias

El Gobierno de Córdoba construye el primer Centro de Rescate de Fauna Silvestre de la provincia. Se rescatan alrededor de 1.500 animales por año, de los cuales el 90% son aves. El 50% muere en el proceso de cuarentena.

Sólo en la Provincia se rescatan alrededor de 1.500 ejemplares de fauna silvestre por año, de los cuales un 90 por ciento pertenecen al grupo de las aves. La mayoría de los animales se retienen en operativos de tráfico ilegal, pero algunos también son entregados voluntariamente a los organismos de control.

El tráfico de fauna silvestre es uno de los mercados ilegales que más dinero mueve a nivel mundial, junto con los de drogas, armas y la trata de personas. Se estima que genera entre 15 mil y 20 mil millones de dólares anuales.

Esta práctica trae importantes problemas al ecosistema natural y hace incrementar los riesgos de contagio de enfermedades a las personas: lo que se denomina “zoonosis”. Muchas de las mascotas domésticas, como tortugas, loros habladores y otras aves provienen del tráfico ilegal.

El Gobierno de Córdoba, a través de la Policía Ambiental, está construyendo el primer Centro de Rescate para Fauna Silvestre (CRFS). Actualmente, los animales rescatados son derivados a centros de rehabilitación que dependen de organismos privados.

En los próximos meses, la Provincia tendrá lista la infraestructura y el personal capacitado para ampliar los trabajos que ya viene realizando y disminuir el impacto negativo de la extracción de fauna silvestre.

Se trata de un trabajo en conjunto entre profesionales veterinarios de la Universidad Católica de Córdoba y el área técnica de la Policía Ambiental. El establecimiento contará con cuatro zonas: recepción, hospital con capacidad para 20 ejemplares, un área de cuarentena para 200 animales y otra de rehabilitación con 300 plazas disponibles.

El director de Policía Ambiental, Adrián Rinaudo, explicó que el objetivo del Centro de Rescate será “la rehabilitación, el entrenamiento y el aprendizaje de las conductas propias y necesarias para la subsistencia” de los animales.

Ubicado en la zona rural de la localidad de Lozada, a 50 kilómetros de Córdoba capital, el Centro podrá asistir al 90 por ciento de los animales rescatados por año en la provincia.

“En la gran mayoría de los casos, los ejemplares que se secuestran no se encuentran en condiciones de volver a la vida silvestre inmediatamente sin antes atravesar por los procesos de cuarentena sanitaria y rehabilitación”, explicó Rinaudo.

En este sentido, remarcó que “una liberación apresurada y sin cuarentena, pone en grave peligro a las poblaciones silvestres, y también se corre el riesgo de liberar enfermedades propias de los entornos domésticos”.

“Aproximadamente el 50 por ciento de los ejemplares que se secuestran mueren en la primera semana de cuarentena sanitaria como consecuencia del estrés, el hacinamiento y la malnutrición”, agregó el director de Policía Ambiental.

Son muy pocos los animales que sobreviven y que quedan en condiciones de ser rehabilitados. Muchos presentan amputaciones y heridas que dificultan la readaptación a la naturaleza.

“En definitiva, no más del 25 por ciento de lo secuestrado completa los procesos necesarios y logra volver a la vida silvestre”, apuntó Rinaudo.

Motivos

El principal objetivo del tráfico ilegal tiene relación con la demanda que existe para adquirir estos animales como mascotas. En menor medida, “para la producción de carnes, cuero, plumas y pieles”, reseña Rinaudo.

“El trato que cada sociedad brinda a la fauna surge en función de los valores culturales que tiene frente a la naturaleza. Muchas veces tendemos a humanizar o a idealizar a la fauna, atribuyéndole necesidades propias de la cultura humana”, apuntó el director de Policía Ambiental.

Las penas

En Argentina existen leyes nacionales y provinciales, pero también rigen convenios internacionales que prohíben la comercialización de fauna silvestre y el maltrato animal en general.

El artículo 41 de la Constitución Nacional menciona que “las autoridades proveerán protección” al ambiente natural, “a la utilización racional de los recursos naturales, a la preservación del patrimonio natural y cultural y de la diversidad biológica”.

En la provincia de Córdoba, el tráfico ilegal está penado por la ley 7.343 de Medio Ambiente, que adhiere en todos sus términos a la Ley Nacional de Conservación de la Fauna 22.421, sancionada en 1981.

La norma provincial establece multas para los infractores y también le brinda a la Policía Ambiental la potestad de establecer criterios para aplicar las sanciones correspondientes.
En esta línea, la Provincia elaboró una metodología para calcular las multas sobre estas infracciones, que depende del impacto que genera en el ambiente.

Los parámetros que tiene en cuenta son “la posición en la cadena trófica, el potencial reproductivo, la longevidad, el valor sociocultural, el estatus de conservación de la especie y la posibilidad de cada ejemplar de ser restituido a la vida silvestre”, explicó Rinaudo.

El 90% son aves

En el tráfico y la tenencia ilegal, participa una gran cantidad de especies, pero la gran mayoría de animales secuestrados pertenecen al grupo taxonómico de las aves.

Cecilia Maqueda, coordinadora del Programa Tráfico Ilegal de Fauna Silvestre del organismo Aves Argentinas, explicó que la fascinación por las aves se debe “a su canto y su belleza, o simplemente son buscadas como animales de compañía”.

Según Maqueda, por lo general, “son capturadas en su ambiente con jaulas trampas, ‘pega-pega’ o llamadores, y después se trasladan a grandes ciudades o a centros donde son vendidas”.

“Se estima que de cada 10 individuos, sólo uno sobrevive, así que hay que pensar que cada vez que vemos un ave en una jaula, hay nueve que murieron en el camino”, manifestó.

Sin embargo, hay animales aptos para vivir en cautiverio que provienen de criaderos habilitados y tienen la documentación legal que brindan los organismos de fauna de cada provincia. “Hay que tener cuidado porque muchos comerciantes suelen rebuscárselas para hacer pasar a estos animales como legales, cuando en realidad no lo son”, advirtió.

Además, remarcó que en muchos casos es “muy común” que las personas adviertan que sus mascotas podrían provenir del tráfico ilegal. En este sentido, Aves Argentinas recomienda que no las liberen a la naturaleza y que se acerquen a los Centros de control para que reciban asistencia y rehabilitación adecuadas.

Pero si la decisión de entregar al animal se vuelve complicada, lo ideal es “darle la mejor vida posible y no volver a comprar ningún otro ejemplar, nunca más”.

This Post Has 0 Comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back To Top