skip to Main Content
Punto de encuentro entre las Empresas, el Medio Ambiente y la Sustentabilidad

Las ciudades representan más de dos tercios del consumo mundial de energía

Noticias

Las aglomeraciones urbanas han de tener un papel clave en la transición energética

Las ciudades del mundo pueden desempeñar un papel principal para acelerar el progreso hacia sistemas energéticos limpios, con bajas emisiones de carbono, resilientes e inclusivos. Esta idea es reconocida por los ministros de clima y energía de las naciones del G20 que se reunirán bajo la presidencia de Italia en Nápoles para enfocarse en los pasos que los gobiernos nacionales deben tomar para ayudar a las áreas urbanas a implementar soluciones y tecnologías para reducir las emisiones.

Las nuevas tecnologías y el aumento de la conectividad están abriendo enormes oportunidades para optimizar la planificación urbana, mejorar los servicios y ampliar el acceso a la energía limpia, al mismo tiempo que crean fuentes de ingresos, puestos de trabajo y empresas comerciales. En este contexto, la Agencia Internacional de Energía ha elaborado ​​un informe por encargo de la presidencia italiana del G20 para mostrar las oportunidades y desafíos que enfrentan las ciudades y las acciones que se pueden tomar para apoyar el progreso energético.

El papel de las ciudades en la transición energética

Empowering Cities for a Net Zero Future de la IEA se basa en amplias consultas con más de 125 expertos y organizaciones líderes, y presenta estudios de casos de 100 ciudades en 40 países. Los ejemplos ilustran la amplia gama de oportunidades y soluciones que pueden ayudar a las autoridades municipales a hacer un uso completo de los sistemas energéticos eficientes e inteligentes.

Las aglomeraciones urbanas son incubadoras de tecnologías de vanguardia, y su densidad y tamaño ofrecen economías de escala que pueden reducir el coste de la infraestructura y la innovación. Esta combinación de factores coloca a las ciudades a la vanguardia para encontrar soluciones creativas a los desafíos climáticos y energéticos.

Las crecientes tendencias de urbanización harán que el papel central de las ciudades seguirá aumentando. Hoy en día, las ciudades representan más del 50% de la población del planeta, el 80% de su producción económica, dos tercios del consumo mundial de energía y más del 70% de las emisiones globales de carbono anuales. Para 2050, más del 70% de la población mundial vivirá en ciudades, lo que resultará en un crecimiento masivo de la demanda de infraestructura energética urbana.

Para 2024, se prevé que 83 mil millones de dispositivos y sensores conectados crearán conjuntos de datos sobre una amplia gama de temas, como el consumo de energía, la calidad del aire y los patrones de tráfico. Los sistemas de energía de próxima generación pueden aprovechar los datos de estos edificios, electrodomésticos y sistemas de transporte conectados para reducir el consumo de energía, mejorar la estabilidad de la red y administrar mejor los servicios de la ciudad.

La electricidad consumida en el alumbrado público a nivel mundial es equivalente al consumo eléctrico anual total de Alemania y puede constituir hasta el 65% de los presupuestos municipales de electricidad. Sin embargo, solo el 3% de los 320 millones de postes de alumbrado público del mundo están habilitados de manera inteligente, a pesar de que este tipo de alumbrado puede reducir el uso de electricidad hasta en un 80% al ajustar la salida según los niveles de luz ambiental y el clima. Las farolas inteligentes también pueden monitorear el tráfico, los cruces de peatones y el ruido y la contaminación del aire, así como incorporar cargadores de automóviles eléctricos e infraestructura de telefonía celular.

 

Autor: Javier López de Benito
Fuente: energynews.es/

This Post Has 0 Comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back To Top