skip to Main Content
Punto de encuentro entre las Empresas, el Medio Ambiente y la Sustentabilidad

Por su historia y biodiversidad, proponen crear un Parque Nacional en la zona del Cruce de los Andes

Noticias

Buscan preservar un área de paisaje cordillerano y gran riqueza histórica, natural, cultural y turística, según la ONG Aves Argentinas.

En el sudoeste de San Juan, el paisaje cordillerano y la gran superficie de la estancia Manantiales incluyen el histórico Paso de las Llaretas (parte del Paso de los Patos) por donde cruzó en 1817 el Ejército de los Andes de José de San Martín. Por su valor histórico, natural, cultural y turístico, la ONG ambiental Aves Argentinas propone la creación de un Parque Nacional en el lugar.

A unos 260 kilómetros de la ciudad de San Juan, en el departamento de Calingasta, la estancia tiene una superficie de 382 mil hectáreas y posee unos 88 kilómetros de cordones montañosos de norte a sur. Por su carácter limítrofe, hay varios pasos que conectan con Chile, incluido el de las Llaretas, por el que pasó la columna de San Martín.

La zona del cruce de los Andes fue declarado “Sitio Histórico Provincial” y “Lugar Histórico Nacional” y el Ministerio de Defensa impulsó la preservación del área como Reserva Natural, pero la figura no obtuvo el rigor de ley nacional.

El lugar es, además, hogar de glaciares, ríos y vertientes, así como de cordones y picos de más de 6 mil metros -como el icónico Cerro Mercedario de 6.720 metros-, y de ambientes naturales que contienen flora y fauna amenazada, como el gato andino.

“Es realmente única la posibilidad de contar con significativos fondos comprometidos por un donante para potenciar la infraestructura allí presente”, señala Hernán Casañas, director ejecutivo de Aves Argentinas, ONG ambiental que impulsa el proyecto.

Y destaca: “De crearse, la Nación y los sanjuaninos, especialmente, contarán con un nuevo Parque Nacional de características extraordinarias: con un centro de interpretación de última generación, bases de operaciones, vehículos y refugios de montaña aptos para el desarrollo y potenciación de todas las actividades que allí se realizan”.

Para Aves Argentinas, el sitio es también una fuente de trabajo para los pobladores cercanos del departamento de Calingasta que realizan actividades turísticas y ganaderas. “Por medio de una adecuada zonificación de la futura área protegida, esas actividades se verían profundamente beneficiadas”.

“La pandemia ha evidenciado las consecuencias de la desarmonía que hemos originado con nuestro ambiente y particularmente con los escenarios silvestres. En este contexto, las áreas protegidas constituyen la medida más importante y eficaz para detener, minimizar o compensar la destrucción de la naturaleza, y para asegurar la conservación de su biodiversidad”, sostiene.

¿Por qué crear un parque nacional?

Aves Argentinas enumera una serie de valores de conservación identificados por investigadores y por técnicos:

– Glaciares, humedales y ríos. En Manantiales se encuentra un gran tramo del río Los Patos, así como sus nacientes. Y junto con el río Blanco del norte de la estancia, son cruciales para la cuenca del gran río San Juan.

En esa dirección, la ONG pone el acento en “los glaciares de la zona de Manantiales y alrededores (subcuencas río de Los Patos, río Blanco y una porción de Cordillera de Ansilta), que representan el 15% de todos los glaciares del territorio nacional. De ahí su importancia para el cada vez más escaso, fundamental y amenazado recurso hídrico”.

– La histórica ruta Sanmartiniana del Ejército de los Andes. “Éste es el sitio más relevante de la vida del Libertador de la Argentina, Chile y Perú, José de San Martín (1778-1850)”, explica.

Por eso, afirma que “un parque nacional también preserva la historia. El cruce histórico siguió un plan concebido para desalojar el colonialismo en esta parte de América e independizar a los países sometidos al reino de España durante el siglo XIX”.

– El Cordón de la Ramada y sus “seismiles”. Este cordón se encuentra en territorio sanjuanino, y contiene las montañas más altas de la provincia y el mayor valle glaciar de la zona, donde varios cerros se elevan por encima de los 6.000 metros de altura, incluido el Cerro Mercedario (6.720 metros).

– El valor intrínseco de la Cordillera de los Andes. “Con la creación de un Parque Nacional en la estancia, los pobladores de Calingasta, y sobre todo los operadores turísticos y los ganaderos, se verán sumamente beneficiados. Y no solo ellos, sino que la comunidad entera del departamento verá su economía dinamizada y diversificada”, se destacó en Aves Argentinas.

– Fauna y flora. Entre los mamíferos típicos presentes en la zona figuran los guanacos, el puma y el zorro colorado. Sobre los paredones rocosos se pueden avistar chinchillones. “En el caso de ser un observador afortunado, se tendrá la posibilidad de hallar al gran buscado y bellísimo gato andino, al que muchos catalogan como el fantasma de los Andes”.

“Entre las aves -precisan- se puede observar al cóndor andino. También, en las zonas bajas vecinas al Parque Nacional El Leoncito se encuentra una de las aves no voladoras más grandes del planeta: el amenazado suri cordillerano. Y en el otro extremo de los tamaños también puede ver al pequeño picaflor puneño”.

– Un paisaje con miles de años de poblamiento humano. Según Aves Argentinas, “a lo largo de milenios, Manantiales estuvo poblada o recorrida por diferentes grupos humanos, que se adaptaron a su diversidad de climas, ecorregiones y recursos naturales. Por lo tanto, la zona está repleta de vestigios arqueológicos de distintas culturas, desde los Incas hasta los Huarpes”.

– Yacimientos fósiles. Desde el punto de vista geológico, explican que “el Cordón de La Ramada presenta una sucesión de estratos de rocas muy antiguas que datan de los tres períodos (Cretácico, Triásico y Jurásico) de la era Mesozoica, que abarca entre 250 y 65 millones de años antes del presente”.

“Es el caso de las sedimentarias originadas en un ambiente marino del Carbonífero Superior y el Pérmico Inferior, que conservan fósiles de invertebrados marinos, restos de plantas, palinomorfos (microfósiles), mantos de carbón y evidencias de una importante glaciación”, detallan.

Foto: Aves Argentinas
Fuente: clarin.com/

This Post Has 0 Comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back To Top